Y su vicepresidente y tesorero 36.923 euros por 360 reuniones

El presidente de la Federación Madrileña cobró 46.153 € por montar 307 reuniones en 2 meses

Federación Madrileña

El máximo mandatario de la Real Federación de Fútbol Madrileña, Paco Díez, y su mano derecha, Antonio Santos, se han embolsado a través de reuniones y traslados más del 70% del presupuesto del organismo.

Para ser un jubilado, Paco Díez cuenta con el fondo físico de un adolescente. Sólo así se puede explicar cómo el presidente de la Real Federación de Fútbol Madrileña llegó a cobrar 46.153 euros por montar 307 reuniones remuneradas en apenas 68 días –33 de ellos laborables–. Desde que la Asamblea Extraordinaria del organismo realizase una Modificación de Estatutos para que los directivos cobraran dinero por acudir a reuniones el pasado 24 de octubre de 2017, la Federación ha tenido más encuentros que el gabinete de dirección de la Casa Blanca.

Sólo así se explica cómo Díez se apuntó en su cuenta de asistencia a reuniones un total de 307 a razón de 150 euros por cada una de ellas. Su vicepresidente económico y a la vez tesorero de la Federación, Antonio Santos, también se subió a la ola de los encuentros con 360 acreditados en ese intervalo y con un caché de 100 euros –tras estudiar los emolumentos en otras Federaciones– para embolsarse un total de 36.923 euros en apenas dos meses habiendo vacaciones de por medio como Navidades o días festivos como el de los Difuntos, el de la Inmaculada o la Constitución. Resulta curioso que el segundo, siendo constructor, acudiese a tantas reuniones cuando desde la propia Federación aseguran que se le ve una vez a la semana por la sede.

federación madrileña
La Modificación de Estatutos que aprovechó Díez para sacar un buen pellizco.

Todos estos datos aportados se desprenden del informe económico que la Real Federación de Fútbol Madrileña ha tenido que colgar en su web de acuerdo a la transparencia en las cuentas del ejercicio de 2017. Resulta curioso que en estos conceptos en 2016 nadie en el organismo no se embolsó ni un euro y cuando se aprobó la Modificación Estatutaria –concretamente a partir del 24 de octubre de 2017– los directivos incrementaran exponencialmente su ingresos como queda comprobado. Díez y su Junta Directiva defendieron en su programa electoral ante de hacerse cargo de la RFFM que jamás cobrarían un salario. Con estas dietas da para pagar unos cuantos.

federación madrileña
El sueldo del presidente al descubierto: las reuniones y los traslados.

Los hechos expuestos han sido denunciados a OKDIARIO por varios asambleístas y presidentes de clubes madrileños. Ellos han creado una plataforma para denunciar este tipo de comportamientos después de ver cómo se les ha negado hasta en tres ocasiones diversa documentación económica. Este jueves, habiendo Asamblea General de la Madrileña, se prevén turbulencias porque todo el mundo está molesto con los tejemanejes de Díez y su mano derecha.

"Es increíble lo que hicieron en apenas dos meses. Cargaron reuniones que difícilmente puedan acreditar o al menos no se decidió nada", exponen algunos asambleístas, que además tiran de ironía: "Al ritmo de Díez, en 2018 podría cargar 1.800 reuniones y cobrar casi 300.000 euros al año. Es demencial y eso que no contamos los desplazamientos".

También Díez cobra de desplazamientos

En la Modificación Estatutaria que dio a Díez y Santos manga ancha para cargar reuniones también se especificó que los gastos derivados de los desplazamientos corriesen a cargo de la RFFM. Así, el presidente percibió, además de los 46.153 euros por las reuniones, otro montante de 33.187 euros en tickets de gasolina repartido entre los otros miembros de la Junta en 2017.

Por impresionante que parezca, Díez y Santos gastaron en apenas dos meses 83.076 euros contando toda su actividad y un 56% de las retribuciones presupuestadas para toda la Junta Directiva. El mandatario tendrá difícil dar explicaciones a sus asambleístas sobre cómo se han pulido más de la mitad del dinero disponible en dos meses. En su momento llegó diciendo que no iba a cobrar ni un duro siguiendo la senda continuista de sus antecesores. Lo que nunca dijo fue que en las dietas y desplazamientos había truco.

Lo último en Deportes