El jueves podría ocurrir su cese

Los clubes de la Liga piden la dimisión de Gil Marín

Miguel Ángel Gil Marín podría tener las horas contadas como vicepresidente de la Liga. El dirigente rojiblanco ha sido señalado como traidor por los clubes de la patronal

El día que el Real Madrid decidió liderar la Superliga

Atlético de Madrid
Gil Marín, durante un acto (EFE).

Miguel Ángel Gil Marín podría tener las horas contadas como vicepresidente de la Liga. El máximo accionista del Atlético de Madrid ha sido señalado como un traidor por los clubes que componen el núcleo duro de la competición que preside Javier Tebas. El enfado es mayúsculo con el dirigente, quien no hace mucho criticó públicamente esta nueva competición en un encuentro del órgano de control de la Gestión de los Derechos Audiovisuales celebrado el 28 de enero de 2021.

Gil Marín censuró aquel día severamente a la idea de la Superliga en un discurso que fue aplaudido por Javier Tebas, el presidente del Alavés Alfonso Pérez de Trocóniz y diversos esbirros del mandamás de la Liga. Aquella reunión, a la que Real Madrid y Barcelona no acudieron por considerar que el punto tres del día acerca de la Superliga suponía una afrenta y que la Liga no tenía competencias para juzgar este asunto, vio a Gil Marín negar que tuviese conocimiento alguno del proyecto. Tres meses después, el mandamás rojiblanco ha suscrito junto con otros 11 clubes europeos el acuerdo fundacional de la competición.

En la Liga existe un tremendo malestar con un Gil Marín que es visto por los clubes como un gran traidor. La Liga repartió aquel 28 de enero un dossier de 46 páginas con artículos condenatorios de la Superliga creando un clima insostenible que provocó que tanto Real Madrid como Barcelona decidiesen borrarse de ese cónclave. El Atlético fue el único que estuvo allí presente y antes de ser ‘apedreado’ por la multitud prefirió hacerse el sueco.

Lo que dijo en su entrevista más reciente

No es la primera vez que el vicepresidente de la Liga se hace el loco en un asunto como la Superliga. En su entrevista más reciente en la consultora Puentia, Gil Marín dio un discurso en el que quedó bien con todo el mundo. «La UEFA tiene la responsabilidad y el compromiso de conseguir un equilibrio muy difícil de alcanzar, dejar medio satisfechos a todos. Debe proteger las ligas domésticas, y ello lo consigue manteniendo la vía de acceso a las grandes competiciones europeas, así como el mismo número de clubes por cada liga y los fines de semana que se dedican a las competiciones nacionales actualmente», dijo

Al mismo tiempo que defendió los principios de la nueva competición. «Por otro debe satisfacer a los poderosos consiguiendo mayores ingresos para los que regularmente disputan estas competiciones. Para ello es necesario actualizar el formato actual aumentando el número de partidos atractivos garantizados, lo que conllevará un mayor ingreso por televisión y patrocinios. Esto último, junto con una mayor participación en la gobernanza y por consiguiente en la toma de decisiones respecto a los formatos y a la comercialización de los derechos, creo que permitirá conseguir ese difícil equilibrio», zanjó.

El funeral de Gil Marín

Javier Tebas, hoy debutante en el Comité Ejecutivo de UEFA, ha convocado para el jueves una reunión con todos los clubes de la Liga, salvo los que díscolos que se han apuntado a la Superliga. Al presidente de la patronal de clubes no le ha quedado más remedio que hacerlo tras la tremenda presión a la que le han sometido durante todo el día clubes como el Cádiz, Betis, Huesca, Granada o Alavés. Todos ellos están pidiendo explicaciones sobre cómo Gil Marín ha podido engañar a todos.

Previsiblemente, el actual vicepresidente de la Liga será cesado de su cargo este próximo jueves. Tebas, quien siempre tuvo buenas palabras para el mandatario rojiblanco y confió ciegamente en él, se encuentra muy decepcionado por toda la situación. 

Lo último en Deportes

Últimas noticias