Euroliga: Armani Milán - Real Madrid

Campazzo y Randolph se ponen el traje de gala en Milán

Campazzo

El Real Madrid sigue cosechando victorias allá donde va. Después de la Supercopa y un inicio fulgurante en la Liga Endesa, los pupilos de Pablo Laso se impusieron a Armani Milán (85-91) en un encuentro en el que necesitaron remontar una desventaja de 15 puntos, y lo hicieron con dos nombres propios, Facundo Campazzo y Anthony Randolph, que fueron con 21 y 25 puntos, los mejores jugadores sobre el parqué italiano.

La caraja inicial del Real Madrid fue aprovechada a las mil maravillas por un Milan vertiginoso, liderado por Mike James y un acelerado Nedovic, que fue diluyéndose como un azucarillo en el partido. La solidez de Gudaitis y Micov seguía abriendo agujeros en la defensa del Madrid, mientras que en ataque Campazzo y Randolph rozaban el sobresaliente, pero se mantenían solos ante la ausencia de otros pesos pesados de la rotación.

La máxima desventaja, con un 28-15 favorable a los locales, hizo pensar en lo peor, en la primera derrota de la temporada del Real Madrid de forma prematura, pero una leve reacción en el segundo cuarto permitió que los blancos –en esta ocasión de negro– se marcharan al descanso con una desventaja inferior a la barrera de los diez. Quedaba mucho pescado por vender.

Con Laso interviniendo para tapar los defectos del equipo, la cara que vimos por parte del Madrid a la salida de vestuarios fue totalmente distinta, con unos ojos inyectados en sangre que sólo entendían la palabra victoria. Un parcial de 0-11 dio la primera ventaja a los blancos en el luminoso, pero la mejor noticia es que jugadores como Rudy o Tavares se habían unido a Campazzo y Randolph, cuya actuación merece capítulo aparte.

La dirección deportiva del Real Madrid ha vuelto a acertar. En verano se especuló con la salida de Anthony Randolph, no sólo en los medios sino también en el club, pero la falta de ofertas y el conocimiento del potencial del jugador animaron a dar al norteamericano una nueva oportunidad, la última. Y vaya si la está aprovechando.

La batalla final, sin embargo, fue cosa de bases. Con Llull en el banquillo, Campazzo fue el encargado de liderar la nave madridista con un James que seguía enchufando como si fuera el primer minuto del partido. El argentino, ya uno de los jugadores más destacados de Europa, miró de cara al partido y con una actuación portentosa en ambos lados, cerró un triunfo mucho más importante de lo que parece para el vigente campeón de Europa.

Lo último en Deportes

Últimas noticias