Cucurella, el último en sumarse a la lista

El Barça deja escapar ‘gratis’ a canteranos de La Masía que hoy valen 350 millones

El último ha sido Cucurella, al que el Getafe comprará por 6 cuando su valor de mercado es ya de 20 millones. Otros jugadores que el Barça ha regalado son Icardi (valorado en 75), Onana (45), Bellerín (40), Olmo (35), Grimaldo (35), Adama (32)...

barcelona la masia
Imagen de la fachada de La Masia, en Barcelona.

Hace mucho tiempo que La Masía dejó de ser una fábrica de talento de producción propia para convertirse en exportadora de jugadores a muchos clubes de élite europea. Sin embargo, no deja de ser noticia que el Barcelona desperdicie la calidad de futbolistas sobradamente preparados para rendir al máximo nivel por cantidades insuficientes, que con los años se multiplican hasta dejar una cifra global sonrojante en un club aparentemente ejemplar en los valores de apuesta por la cantera.

Marc Cucurella es el último de los jugadores criados en Can Barça que continuará su carrera, ya sin lazo que le ate a su club de origen, en la élite del fútbol europeo, después de que el Barcelona tropezase en una piedra ya machacada con sus reincidencias y no se guardara un derecho preferencial de compra y sí concediera una opción de ello al Getafe, como parte de la cesión del lateral –y ahora extremo– catalán. El jugador de sólo 21 años se irá del Barça al Coliseum por seis millones de euros, con un valor muy superior y al alza.

La lista de jugadores que el Barça ha desperdiciado y triunfaron –y triunfan– al máximo nivel es amplia y lo peor es que parece ir cada día a más. Cucurella se suma de esta forma a jugadores de reciente explosión y rigurosa moda como Adama Traoré o Dani Olmo, dos jugadores que han irrumpido con fuerza en los últimos meses y cuentan con papeletas incluso para formar parte de la convocatoria final de Luis Enrique para la Eurocopa, algo que Cucurella también podría lograr, aunque se encuentra en un segundo plano por el desafío posicional al que se enfrenta con Bordalás –optaría a plaza como lateral pero está jugando de centrocampista–.

Adama se marchó del Barcelona en el verano de 2015, con la mayoría de edad recién cumplida y sin sitio en el primer equipo tras destacar en el filial. El extremo dejó en las arcas del Barça cinco millones de euros que ahora, con un valor de mercado de 32 –y subiendo– resulta una cantidad irrisoria. El caso de Dani Olmo resulta aún más grotesco, pues los culés le dejaron marchar como juvenil al Dinamo de Zagreb de forma gratuita, y en este mercado de invierno, ya como internacional español absoluto, el RB Leipzig se adelantó en la puja a varios conjuntos –entre los que también sonó el Barça, por 20 millones de euros, siendo 35 su valor de mercado.

Una lista interminable

Otros casos como André Onana –25 millones de valor de mercado–, Eric García (7,5), Ajejandro Grimaldo (35) o Keita Baldé (20) dejan constancia de los errores repetitivos y groseros del Barça en su planificación de cantera, dejando además marchar a jugadores como los mencionados, que ocupan posiciones en las que el Barcelona ha necesitado –y sigue haciéndolo– salir al mercado para completar. Otros ejemplos como Héctor Bellerín (40), Marc Bartra (22) o Gerard Deulofeu (25), quedan más lejanos pero amplían la nómina de jugadores de La Masía desperdiciados, donde también está Mauro Icardi, la joya de la corona en este aspecto y un precio de mercado de 75 kilos.

Lo último en Deportes

Últimas noticias