Lleva sólo un punto menos a estas alturas que en su último título

El Atlético calca los números que le dieron la Liga de 2014

El equipo lleva un solo punto menos de los que sumaba a diez jornadas del final en la temporada 2013-14, en la que fue campeón

Este es el calendario que les queda a Atlético, Barcelona y Real Madrid en Liga

atletico
Los jugadores del Atlético celebran un gol en Liga. (AFP)

Los números son fríos, pero también manipulables. Todo depende de si se quiere ver el vaso medio lleno o medio vacío. El Atlético ha dejado escapar nueve los últimos 18 puntos que ha disputado en el Campeonato Nacional de Liga. La tendencia insiste en una depresión.

Sin embargo, si lo que se valora es el conjunto global de la temporada, todavía existen motivos sobrados para que los rojiblancos se sientan optimistas. Comparando esta temporada con la 2013-14, en la que fueron campeones, sus estadísticas son casi calcadas. 67 puntos entonces por 66 ahora, en ambas ocasiones a diez jornadas del final.

También en la jornada 28 del curso 2013-14 la pelea por la Liga se circunscribía a Atlético, Madrid y Barça, pero entonces era el Real, líder al paso por esa fecha, con 70 puntos, quien mejor lo tenía. El Atlético era segundo, con 67, a tres de distancia, mientras que el Barça permanecía al acecho con 66, exactamente los mismos que suman ahora los rojiblancos que, eso sí, han conseguido esta temporada 13 goles menos que los que llevaban a estas alturas cuando campeonaron (64 por 51). En cambio ahora están más firmes defensivamente (21 por 18), pese a que en las últimas jornadas han concedido bastantes goles en contra.

Una hazaña repetible

Queda por ver ahora cuál es la respuesta de los tres candidatos al título en las diez jornadas que quedan para echar el telón al campeonato. El Atlético 2013-14 se marcó una fenomenal marca de siete victorias consecutivas pisando el acelerador desde la jornada 29 hasta la 35.

En aquel periodo ganó al Betis (0-2), Granada (1-0), Athletic (1-2), Villarreal (1-0), Getafe (0-2), Elche (2-0) y  Valencia (0-1), sumando 21 puntos sobre 21 posibles y no encajando en ese periodo más que un gol. Esa subida de adrenalina le permitió distanciarse de Barça y Madrid y llegar a tres partidos del final con una ventaja que parecía ser suficiente: cuatro puntos sobre los azulgrana y cinco sobre los blancos.

Sin embargo la sencillez no es una cualidad que esté impresa en el genoma rojiblanco. Cuando más fiable parecía, sufrió una inesperada derrota 2-0 en Valencia ante el Levante y se dejó por el camino tres puntos que pudieron ser decisivos, aunque tuvo la fortuna de que esa misma jornada, la 36, Real Madrid y Barcelona empataron en casa a dos ante Valencia y Getafe, respectivamente.

En una penúltima jornada increíble el Real Madrid perdió en Vigo, el Barça no pasó del empate a cero en Elche y el Atlético, al que una victoria en el Calderón ante el Málaga le valía para ser campeón, volvió a pinchar y tuvo que conformarse con un insuficiente empate a uno que le obligaba a puntuar en la última jornada en el Camp Nou ante un Barcelona al que la victoria proclamaba campeón tras un curso en el que siempre había ido a rebufo.

La historia de aquel partido y del cabezazo de Godín está escrita con letras de oro en la cosmogonía rojiblanca, pero la agonía de 90 minutos interminables en los que un gol azulgrana hubiera cambiado la placa del campeón están todavía presentes en la memoria atlética contemporánea.

¿Podrá el Atlético 2020-21 repetir la racha de siete victorias consecutivas de su precedente en 2013-14? De momento le esperan las dos primeras finales en la ciudad de la Giralda ante Sevilla y Betis, dos miuras que amenazan con comprometer su privilegiada posición al frente de la clasificación tras una primera vuelta impecable que le sirvió para marcar distancias y aspirar al que sería el segundo título de Liga con Simeone en el banquillo.

Lo último en Deportes

Últimas noticias