Salud

Las superbacterias y su resistencia, una amenaza para la salud

Las llamadas superbacterias están suponiendo una amenaza para la salud mundial. Tales organismos han surgido de la resistencia al tratamiento con antibióticos.

superbacterias
Las llamadas superbacterias están suponiendo una amenaza para la salud mundial.

Las llamadas superbacterias están suponiendo una amenaza para la salud mundial. Tales organismos han surgido de la resistencia al tratamiento con antibióticos y, al parecer, pueden provocar enfermedades que ya se estaban tratando con éxito y ahora se vuelven a erradicar.

La base está en la mala utilización o el abuso de los antibióticos que hemos generado, pues parece que esto ha provocado que muchos organismos desarrollen resistencia ante ellos.

Al paso del tiempo, estas bacterias se adaptan a los medicamentos que, paradójicamente, deben eliminarlas y así subsisten. Hay algunas prácticas que hacen que su desarrollo se pueda acelerar y con ello la propagación de las superbacterias.

Por ejemplo, cuando usamos muchos antibióticos y mal, muchas veces sin que nos lo hayan prescrito, simplemente porque los tenemos en casa. También se propagan cuando no hay la higiene adecuada, se trabaja en condiciones de insalubridad, se manipulan alimentos de manera inadecuada, entre otros.

Es más, los factores que agravan la amenaza de la resistencia a antibióticos tienen en cuenta que las bacterias suelen sobrevivir en presencia de todos los antibióticos disponibles, y se llaman pan-resistentes. Mientras que cuentan con una gran capacidad de diseminarse entre diferentes pacientes, instituciones y regiones geográficas. La importancia es tal que unas 700.000 personas mueren cada año por las infecciones que causan las bacterias multirresistentes.

Cómo protegernos de las bacterias resistentes

Aunque es un tema a tratar desde las Naciones Unidas para que los países pongan frente y soluciones a este problema, podemos prevenir estas bacterias de diferentes formas:

Extremar las condiciones de higiene personal. Una de estas formas pasa por lavarnos las manos con  agua y jabón de manera frecuente o bien usar un desinfectante para manos que puede ser de alcohol, entre otros. Por tanto, las condiciones de limpieza personal son básicas.

Hábitos saludables. Seguir una dieta adecuada también es importante para frenar y prevenir este problema. Por ejemplo, deja de la lado las grasas saturadas para consumir muchos más alimentos de grasa monoinsaturada y poliinsaturada.

Manipular alimentos bien. Deberemos limpiar adecuadamente los alimentos antes de comerlos y tendremos cuidado a la hora de manipularlos.

Hábitos saludables. Todo esto pasa también por llevar una vida más saludable, haciendo ejercicio y descansando.

Lo último en Curiosidades

Últimas noticias