Curiosidades

Por qué se utilizan barricas de roble para conservar los mejores whiskys y vinos

Por qué se utilizan barricas de roble para conservar los mejores whiskys y vinos
Por qué se utilizan barricas de roble para conservar los mejores whiskys y vinos

Una imagen muy habitual cuando pensamos en la elaboración del vino es esas barricas almacenadas que contienen en su interior el vino durante mucho tiempo hasta que alcanza el punto idóneo para ser consumido. Hoy te contamos por qué se utilizan barricas de roble para conservar los mejores vinos y whiskys y qué características suelen tener las diferentes barricas.

Mucha gente desconoce la importancia de estos barriles en el proceso de elaboración de vinos y whiskys, pero lo cierto es que son elementos determinantes en el resultado final, tanto que dependiendo del tipo de madera se obtendrá un sabor u otro en la bebida en cuestión.

Por este motivo se utilizan barricas de roble para el vino y el whisky

Los barriles juegan un papel fundamental en el proceso de elaboración del whisky, del vino y de otros alcoholes, y durante varios siglos se han utilizado de diferentes tipos de madera, como roble, castaño, enebro, pino o cedro, siendo la más utilizada para el almacenaje de estas bebidas la barrica de roble.

El motivo por el que se utilizan barricas de roble para el vino y el whisky es que el roble es un material natural muy flexible que se puede adaptar a cualquier forma, por lo que resulta sencillo crear los barriles con ella. Además, es un tipo de madera muy resistente a las fugas, por lo que es prácticamente imposible que se pierda parte de su contenido cuando metes los líquidos en él.

Cuando se comenzaron a utilizar estas barricas se hacía básicamente por ser grandes para almacenaje ya que se vendía directamente en las granjas, pero con el paso del tiempo se dieron cuenta de que el almacenaje en ellas suavizaba su sabor, por lo que empezaron a experimentar para conocer exactamente las propiedades de guardar el vino o el whisky en este tipo de barriles.

En Europa se cuentan más de 12 especies diferentes de roble, y para la fabricación de barricas se suelen utilizar únicamente de dos tipos, como son el roble común y el roble albar. Cada destilería o empresa vinícola suele tener su roble preferido, ya que cada tipo proporciona un sabor diferente. Por ejemplo, el roble americano deja el whisky un poco más suave y avainillado, mientras que el roble común proporciona mayor intensidad y sabor.

Además, el tamaño de los barriles también influye en el sabor final, y en el caso del whisky dependiendo del tipo que quieras elaborar será mejor uno u otro tamaño para alcanzar sus características con más eficacia.

Lo último en Curiosidades

Últimas noticias