Abejas

¿Cómo evitar que te piquen las abejas?

Las abejas generan sentimientos de rechazo por sus molestas picaduras. Existen más de 200.000 especies diferentes en el mundo.

La aportación de las abejas al ecosistema

Cómo alimentar a las abejas

Curiosidades sobre las abejas que no conocías

Abejas
Lo que tenemos que hacer para que las abejas no nos piquen

Las abejas son quizás de los insectos que más tememos en verano. Sin embargo su picadura no es tan «venenosa» o «agresiva» como la de las avispas, pero eso no quiere decir que no nos pueda hacer reacción y hacer que pasemos un mal rato e incluso sufrir algo grave si somos alérgicos. Conozcamos entonces ahora cómo evitar que te piquen las abejas.

¿Cómo evitar que te piquen las abejas?

La abeja nos pica mediante su aguijón retráctil, ubicado en la parte posterior de su abdomen. Este es áspero: una vez plantado en una epidermis, la abeja ya no puede quitarlo, el aguijón se desgarra con la bolsa de venenoque queda dentro de la piel mientras que la vive apenas unas horas más tras haber picado. Por lo tanto, solo puede picar una vez, a diferencia de los avispones o avispas, cuya picadura es suave y puede picar más de una vez.

¿Cuándo pican las abejas?

Si queremos evitar que las abejas nos piquen, la clave está en no cruzarnos con ellas y aunque la mayoría de las veces el encuentro es casual, debes saber que las abejas no se alejan mucho de su colmena por lo que normalmente, somos nosotros los que «invadimos» sin ser conscientes su espacio.

Así, la abeja no pica por simple agresividad o gratuitamente, sino que en realidad lo que hace es defenderse o proteger su colmena. Por lo tanto, rara vez pica lejos de la colmena, como mucho cuando se encuentra atascada en los pliegues de una prenda o atrapada en el cabello.

Lo que tenemos que hacer entonces es liberar a la abeja atrapada del pelo o la ropa para evitar la picadura. Por otro lado, una abeja que defiende su colmena o que ya ha picado emite una feromona llamando a sus congéneres a hacer lo mismo, de modo que es importante que nos fijemos mucho cuando por ejemplo vamos de excursión o de picnic no vaya a ser que crucemos o nos encontremos en una zona en la que hay una colmena cerca. El riesgo estará en que las abejas se vean amenazadas por nuestra presencia y con ello que una nos pique y nos ataquen las demás.

De todas las maneras debes evitar acercarte a una colmena, tu presencia podría interpretarse como una agresión. En particular en primavera o al final del verano: los guardias protegen la cría o las reservas para el invierno.

¿Cuál es el peligro de la picadura de una abeja?

Los himenópteros (como la avispa, abeja o el avispón), cuando pican, nos inyectan toxinas que provocan dolor y una reacción inflamatoria. Por tanto, es necesario vigilar a una persona que ha sido picada durante varias horas. Si tienes alergia, una picadura en la boca o la garganta o varias picaduras, será necesario llamar al 112 o acudir de inmediato a urgencias.

¿Cómo podemos prevenir que nos pique una abeja?

Lo principal como hemos señalado, es evitar invadir la zona en la que se encuentra la colmena. Pero en el caso de que una abeja se cruce en nuestro camino, esto es lo que debemos hacer:

  • Evita los movimientos bruscos. Mantén la calma.
  • En el campo, retira los nidos de abejas, avispas o avispones cerca de tu casa.
  • Si una abeja entra en el coche, debes mantener la calma, detenerte y abrir las ventanas para que salga.
  • Evita caminar descalzo o con sandalias en la naturaleza, cerca del agua o en el césped.
  • En caso de alergia, lleva siempre consigo un botiquín de emergencia.

¿Y si nos pica la abeja?

  • Quita la picadura. Frota la piel con un cubito de hielo para adormecer el dolor. Si la boca o la garganta se ven afectadas, mientras esperas al médico, chupacubitos de hielo para limitar el edema.
  • Frota la picadura con una compresa de agua empapada en vinagre de sidra de manzana que neutraliza el veneno.
  • Si la picadura está hinchada y pica: haz una cataplasma con una cucharada de arcilla en polvo y agua tibia. Aplicar, dejar secar y aclarar con agua.
  • La lavanda de áspid es curativa: aplica 1 gota de aceite esencial puro de lavanda de áspid en la picadura y masajee. Repite 5 minutos más tarde, luego 3 veces seguidas.
  • Si te pican en un jardín o en el campo, elige tres hojas diferentes a su alrededor y frote la picadura. Ejemplo: una hoja de geranio, lila y laurel.

Lo último en Curiosidades

Últimas noticias