Casas

Pasos para construir un iglú

Construir un iglú es una manera de familiarizarnos con un tipo de construcción características de los lugares más fríos del planeta.

Pasos para construir un iglú
Descubre cómo construir un iglú

Construir un iglú es una manera de familiarizarnos con un tipo de construcción de lo más específica. Estas edificaciones son propias de los inuit habitantes de las zonas más frías del planeta, el Ártico y Groenlandia. La materia prima de un iglú son bloques de hielo que se crean por las bajas temperaturas de este lugar del planeta. Esta estructura es muy resistente y al contrario de lo que pueda parecer su interior es un habitáculo a una temperatura bastante superior que en el exterior. Toma nota de los pasos necesarios para construir un iglú, atrévete a experimentar cómo se vive en su interior.

Materiales para construir un iglú

  • Pala
  • Sierra de carpintero
  • Un plástico para el suelo

Cómo construir un iglú

  1. Buscaremos una zona adecuada para poder construir nuestro iglú. Es importante que no haya ningún desnivel que afecte a la construcción. De esta manera conseguiremos la base estable que este iglú necesitará.
  2. Seguimos en busca de una cantera, un lugar del que extraeremos los bloques de hielo. La nieve debe estar compacta y ser lo suficientemente maleable para poder cortarla. Podemos pisarla un poco o compactarla con las manos antes de cortar los bloques, de esta manera conseguiremos un resultado mucho más profesional.
  3. Cortamos los bloques del mismo tamaño, como si fueran ladrillos o piezas lo más uniformes posibles. Con la sierra cortamos los lados o marcamos la zona, usaremos la pala para ir extrayendo y transportando los bloques.Pasos para construir un iglú
  4. Dibujamos un circulo en el suelo, para que nos sirva de base. Lo cubrimos con plástico para conseguir una superficie más agradable bajo los pies. Las medidas para cuatro personas seria de diámetro la altura de una persona más unos 15 centímetros.
  5. Vamos colocando los bloques de hielo alrededor de esta circunferencia que hemos dibujado en el suelo. A partir de la segunda vuelta, los bloques los vamos moviendo hacia dentro. De esta manera vamos ajustando la diferencia con un poco de nieve para evitar que nos queden huecos.
  6. Cuando llegamos a la tercera vuelta colocamos los bloques más inclinados hacia la parte interior del iglú. Si la inclinación es muy grande, iremos trabajando con las manos, colocando un bloque mientras sostenemos el otro y una segunda persona une los dos con un poco de nieve.

Terminado el iglú procederemos a abrir la puerta con una sierra de la medida que queramos. Habremos creado una construcción resistente y duradera que podremos acabar de pulir un poco con la pala por dentro. Si encendemos fuego dentro, haremos un agujero en la parte superior a modo de chimenea.

Lo último en Curiosidades

Últimas noticias