Alimentos

¿Hará frío este invierno? Lo podemos saber mirando las semillas de un caqui

Con solo cortar un caqui por la mitad y mirar su semilla puedes averiguar si el invierno que está por llegar va a ser frío, nevado o suave.

Receta de caquis rellenos sin azúcar

El caqui es quizás una de las mejores frutas de otoño que podemos comer a pesar de que de ella se diga que tiene mucho azúcar y que engorda, cuando en realidad el 80% de su composición es agua, por lo que es bastante diurético y nos mantiene hidratados. Además, descubrimos que gracias a la lectura de sus semillas podemos saber si este invierno va a hacer frío o no.

¿Hará frío este invierno? Lo podemos saber mirando las semillas de un caqui

semillas caqui

Parece una especie de rito mágico propiciatorio, en parte lo es, pero la lectura de semillas de la fruta para saber si el invierno va a se frío es una antigua tradición campesina que tiene orígenes muy lejanos. Cuando los meteorólogos aún no hacían sus predicciones, no había satélites y no había televisores, los agricultores para prepararse para el invierno y saber si les esperaba un invierno duro y frío o un invierno más suave, simplemente disfrutaban de un caqui y leían su destino abriendo sus semillas.

Las semillas de caqui eran muy confiables para los agricultores del pasado y casi nunca fallaban en su predicción, pero ¿cómo funciona este sistema?.

Cómo leer las semillas de caqui

Las semillas de caqui siempre se han considerado como semillas mágicas y  el porqué parece estar en el filamento blanco que se encuentra dentro de cada semilla, del que se decía en el pasado que podía servir para hacer predicciones de futuro. En concreto, los agricultores confiaban en esta semilla mágica para comprender la intensidad del frío del próximo invierno. Sosteniendo las semillas en sus manos, se preguntaban: «¿Cómo será el clima este invierno?» y el caqui respondía mágicamente..

La respuesta casi nunca era errónea, por lo que año tras año, cuando aparecía esta fruta otoñal, los agricultores siempre le hacían la misma pregunta y aunque el método no tiene validez científica hasta la fecha, es evidente que para ellos era efectivo, por lo que nosotros mismos podemos hacer la prueba en casa cogiendo un caqui y haciendo lo siguiente:

  • Coge un caqui, lo abrimos, tomamos sus semillas marrones, que están en el centro del fruto, en medio de la pulpa naranja y las secamos con una servilleta para que sean menos resbaladizas.
  • Una vez limpiada la semilla tendrás que realizar una operación muy sencilla: tendrás que cortar la semilla por la mitad siguiendo su longitud . Tendrás que conseguir dos mitades.
  • Una vez que se abre la semilla, observa la forma del filamento blanco dentro de la semilla, este filamento no es más que el brote de la semilla pero si te fijas verás que tiene una forma parecida a la de un cubierto. Precisamente debes fijarte en esa forma y en concreto, en si se parece a una cuchara, un cuchillo o un tenedor.
  • Si se parece a una cuchara, el invierno será muy frío y habrá mucha nieve para palear
  • Si se parece a un cuchillo, el frío del invierno será afilado e intenso
  • Si se parece a un tenedor, será un invierno suave.

Ahora ya sabes cómo funciona el método. Puedes hacer la prueba y comprobar si es efectivo o es toda leyenda pero hasta que veas cómo se desarrolla el invierno, puedes aprovechar para comer caquis ya que están llenos de beneficios y propiedades.

Comer caquis es bueno para la salud

El caqui es una fruta que nace en otoño para ayudarnos a contrarrestar las enfermedades relacionadas con el resfriado reforzando nuestras defensas naturales. De hecho, el caqui es rico en vitamina C , contiene alrededor de 65 mg de vitamina C por 100 mg de producto, un alto contenido que sin embargo varía según el grado de madurez. Además, el caqui contiene sales minerales como potasio y manganeso y fibra.

Estos elementos hacen del caqui una excelente alternativa natural para contrarrestar la fatiga y estimular el sistema inmunológico. Tampoco hay que olvidar las propiedades antioxidantes de esta deliciosa fruta de pulpa naranja muy brillante, típica de los polifenoles que contienen todas las frutas rojas. El caqui también debe su color al contenido de carotenoides (pigmentos vegetales). Al igual que la cúrcuma, el caqui contiene antioxidantes que ayudan a proteger las células del cuerpo, combatir los radicales libres y ayudar a reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Comer caqui ayuda a prevenir el desarrollo de algunos cánceres, (especialmente en el colon y la sangre), esto se debe a que tiene propiedades digestivas, que simultáneamente juegan un papel en la protección del estómago y la limpieza del intestino. En caso de problemas digestivos, con la cantidad adecuada de fibra y agua, tienen propiedades laxantes y diuréticas, comer caqui ayuda a regular naturalmente la digestión perezosa.

También ayudan a contrarrestar la aparición de enfermedades relacionadas con el envejecimiento, los caquis son muy efectivos para la integridad de la piel. Es una fruta deliciosa pero bien tolerada por los diabéticos ya que modera las complicaciones provocadas por la diabetes.

Son importantes para el correcto crecimiento de los niños y también tienen efectos positivos en la vista. El caqui se considera una fruta energética, recomendada para niños y deportistas.

Por todas estas razones, esta temporada debes llenarte de caqui y disfrutar de todos sus beneficios y de paso, averiguar si el invierno será frío o no.

Lo último en Curiosidades y noticias increíbles

Últimas noticias