Mudanza

Hacer una mudanza: consejos para aprovechar al máximo el espacio para empaquetar

Empaquetar con tiempo, organizando por estancias y eligiendo solo lo imprescindible son algunos de los consejos para hacer una mudanza y aprovechar todo el espacio a la hora de empaquetar.

hacer una mudanza
Consejos para hacer una mudanza sin dejarnos nada

¿Cómo podemos hacer una mudanza logrando empaquetarlo todo antes de quedarnos sin cajas? Es importante elegir bien el número de cajas para nuestra mudanza y organizarlo todo de manera que cuando nos mudemos sepamos que lo llevamos todo. Por ello, os queremos ofrecer algunos consejos a la hora de hacer una mudanza y cómo aprovechar al máximo el espacio para empaquetar.

Hacer una mudanza: consejos para aprovechar al máximo el espacio para empaquetar

Si pensamos en todo lo que podemos llegar a almacenar durante apenas unos años, puede que nos desanimemos cuando nos toca hacer una mudanza. Lo cierto es que si se trata de una primera mudanza siendo jóvenes puede que tengas poco que llevar contigo, pero si ya tienes unos años y has vivido en alguna que otra casa, posiblemente hayas acumulado tanto que te estrese la idea de tener que empaquetarlo todo para llevarlo a otra casa o piso.

No es solo cuestión de organizarlo todo para meterlo en cajas, sino que debemos saber bien qué llevamos en cada caja y también procurar tener el número suficiente para no tener que dejarnos nada. Veamos entonces algunos consejos prácticos para que podamos empaquetar de modo sencillo todo lo que queramos llevarnos en nuestra mudanza.

La importancia de elegir bien el tipo y número de cajas

Las cajas son esenciales en cualquier mudanza de modo que procuremos tener una buena cantidad de cajas que aseguren que nuestros objetos van a llegar a su destino intactos. Siempre es buena idea pedir en tiendas que nos dejen cajas vacías por tirar, pero determinados objetos requieren cajas que sean de plástico y no de cartón o tener también a mano plástico de burbuja para proteger lo que metemos dentro. Podemos entonces comprar esas cajas «especiales» o solicitarlas a la empresa de mudanzas, en el caso de que hayamos contratado una.

En cuanto al número de cajas, debes saber bien todo lo que te vas a llevar y reunir aquellos objetos que pueden ir todos juntos en una misma caja (por ejemplo juguetes de los niños o ropa), además de separar los que deben ir solos y protegidos (por ejemplo elementos de cristalería o un jarrón que sea de cerámica y no pueda golpearse con nada).

Es mejor elegir también cajas de cartón que sean fáciles de montar o que apenas requieren más que colocar cinta adhesiva en la base para llenarla y luego cerrar por arriba.

No te olvides de los elementos extra dentro de las cajas

Como ya hemos mencionado, para algunos objetos que son delicados es posible que necesites papel o plástico de burbujas o también papel de periódico, trapos o incluso que vayan envueltos en bolitas o trocitos de poliespán.

No olvides tampoco la cinta adhesiva para montar y cerrar las cajas y tener a mano un rotulador para escribir en uno de los lados de la caja, que cosas contiene dentro.

Empaqueta bien cada objeto

A la hora de empaquetar los objetos de nuestra mudanza, debes tener en cuenta que algunos de ellos que son de tamaño pequeño pueden ir todos juntos, pero otros necesitan una atención especial.

Es el caso por ejemplo de muebles pequeños que tal vez es mejor envolver en plástico antes de meter en una caja adecuada a su tamaño o electrodomésticos también pequeños que es mejor envolver en una manta y luego en una caja también pequeña, para que las podamos manejar mejor.

En el caso de tener que llenar cajas grandes con distintos artículos, debes comenzar poniendo los más pesados en el fondo, y encima los menos pesados.

En cuanto a los artículos delicados, como vajillas, jarrones, copas de cristal, espejos,  etc…será necesario ir envolviendo uno a uno de forma individual con plástico de burbujas o periódico, además de introducirlos en la caja con un poco de material de relleno para que no se vaya chocando con el interior mientras realizamos la mudanza. Además, procuremos que las cajas sean del tamaño adecuado para que nos quepa todo pero sin que sobre demasiado espacio.

Por último, las joyas y objetos de valor, es mejor que lo llevemos nosotros encima en una caja que a poder ser, esté cerrada con una llave.

Ordenador lo que empaquetamos por habitaciones

A la hora de ordenar lo que vamos a empaquetar es mejor hacerlo en función de habitaciones y no de objetos. De este modo, si vamos empaquetando todo lo de la cocina y vamos escribiendo por ejemplo «Cocina caja 1» y los objetos que tiene dentro nos va a ser facilísimo organizarlo todo una vez lleguemos a nuestro nuevo destino.

Por otro lado, en el caso concreto de la cocina, todo lo que sea comida de la nevera que desees llevarte es mejor transportarla todavía fresca, pero claro también será necesario que hayas descongelado el frigorífico 48 horas antes de la mudanza y que vayas vaciando la despensa días antes de mudarte, de modo que no te quede mucha comida cuando vayas a irte. Pero en el caso de que todavía tengas, puedes pedirle a algún familiar o amigo que te guarde la comida que todavía tengas para ir a recogerla una vez hayas hecho la mudanza.

En cuanto al salón comedor, es mejor meter los electrodomésticos en su embalaje original, desmontar las mesas y sillas y envolver en plástico las alfombras y cortinas.

Todo lo que sea ropa de los dormitorios y ropa de cama, es mejor envasarla al vacío para que ocupen menos espacio.

Deshazte de lo que no sirva y planifica con tiempo la mudanza

Por último es importante procurar llevarte solo aquello que realmente te interesa o quieras conservar. Todo lo demás es mejor que lo dejes o que lo regales a amigos y familiares, de modo que la mudanza no sea más pesada de lo que ya es de por sí. Otra buena idea puede ser vender por internet todo lo que no quieras llevarte.

También es importante no dejar para el final o para el último día, lo de empaquetar todo lo de nuestra mudanza. Piensa que en cuanto empieces a sacar cosas te darás cuenta de lo mucho que tienes así que es mejor que lo organices todo con tiempo. Lo ideal es comenzar una semana antes de mudarte, de modo que puedas seleccionar lo que te vas a llevar y lo que no, empaquetando aquellas cosas que no usas en el día a día y dejando solo para el final el empaquetar lo que has estado usando hasta el último momento.

Lo último en Curiosidades y noticias increíbles

Últimas noticias