Experimento de Miller: ¿En qué consiste?

Experimento de Miller: ¿En qué consiste?
Experimento de Miller: ¿En qué consiste?

El científico estadounidense Stanley L. Miller aportó una contribución a la ciencia que fue determinante para el avance de los estudios referentes al origen de la vida. Sus conclusiones representaron la primera comprobación y demostración de que las moléculas orgánicas pueden formarse espontáneamente partiendo de unos adecuados factores ambientales combinados con sustancias inorgánicas consideradas simples. Esto nos lleva a preguntarnos qué es el experimento de Miller.

Stanley L. Miller realizó sus estudios en la Universidad de California, graduándose en el año 1951 en Ciencias Químicas. Fue alumno de postgrado de Harold C. Urey y fue precisamente con él, con quien realizó el famoso experimento del que hablamos y que le llevó a alcanzar la notoriedad en el mundo científico.

1953 supuso un importante cambio para este científico ya que fue el año en el que realizó el ensayo que resultó primordial para la teoría que defiende que el origen de la vida fue debido a la formación de un caldo primordial. Veamos en qué consistió exactamente.

Cómo se realizó el experimento de Miller y qué conclusiones se extrayeron

Partiendo de la hipótesis de Alexander Oparin  y John Haldane en la cual se establecía que la atmósfera primigenia estaba compuesta por amoniaco, dióxido de carbono, metano, agua e hidrógeno, recrearon las condiciones de la Tierra en sus primeros tiempos para buscar las reacciones químicas que surgieron de manera espontánea dando lugar a los primeros elementos químicos esenciales, es decir, aminoácidos y proteínas.

Para ello, diseñaron un tubo en el que se encontraba una mezcla de estos gases, añadieron un recipiente de agua para imitar el océano original. Además, incluyeron unos electrodos en la cámara que contenía los gases para que se produjeran descargas eléctricas parecidas a las que provocaron los rayos de las grandes tormentas que se formaban. Se trataba de una chispa de 60.000 voltios que se mantenía continuamente mezclada con los gases y el agua.

Cuando transcurrió una semana, Miller descubrió los siguientes hechos:

  • Estaban consumidos casi todo el metano y amoniaco.
  • Quedaban principalmente dos gases que eran nitrógeno y monóxido de carbono.
  • Se había producido un depósito de un material de color oscuro en el agua.

Dejaron que transcurriera una semana más y entonces ya pudieron saber los compuestos que se  habían generado a partir del análisis del agua y la materia que en ella se había acumulado. Estos eran moléculas orgánicas: aminoácidos como alanina, glicina, ácido aspártico y glutamico, y también hallaron glucosa y ácido acético. Todos componentes utilizados por las células para la sintetización de proteínas.

Lo último en Curiosidades

Últimas noticias