Naturaleza

Anfibios y reptiles: diferencias y similitudes

anfibios y reptiles
Anfibios y reptiles, ¿cómo son?

Los anfibios y los reptiles cuentan con un parentesco lejano que los hace ser, en ciertos aspectos parecidos. Ambos tipos son de sangre fría, vertebrados en su mayoría, y casi todos tienen un corazón de tres cavidades que los hacen animales únicos.

A pesar de tener estos pequeños aspectos en común, lo cierto es que a cada familia los separan muchas diferencias para lograr diferenciarlos.

Anfibios

Los anfibios pueden vivir de forma indiferente en la tierra o en el agua, algo que los reptiles no pueden hacer. Aunque reptiles como el cocodrilo, los caimanes o las serpientes pueden pasar muchas horas bajo agua, lo cierto es que no viven bajo esta.

Por esto, el propio nombre que reciben los anfibios viene de la palabra griega «amphibios» que significa «que vive en dos elementos». Normalmente, los anfibios nacen en el agua, y es con su maduración cuando desarrollan piernas y pulmones.

Existen aproximadamente unas 5.500 especies de anfibios en todo el mundo. Además de tener pulmones, como los reptiles, los anfibios tienen branquias ya que parte de su vida la pasan en el agua.

Algunos de los anfibios más conocidos son las ranas, los sapos, los tritones o las salamandras.

Reptiles

Los reptiles viven su vida en tierra. Esto es importante porque, como hemos indicado con los anfibios, existen reptiles que pueden sobrevivir en el agua, pero no viven en este elemento.

Por lo tanto, los reptiles nacen en tierra, y desde el primer momento, las crías son independientes a sus madres. Suelen tener la piel seca, con escamas y respiran por los pulmones.

Los reptiles son más numerosos en cuanto a especies que los anfibios. Se calcula que existen unas 6.500 especies diferentes que se distribuyen por todo el planeta, excepto en la Antártida. Son capaces de adaptarse a diferentes climas y muchos de ellos pueden ser muy peligrosos para los humanos.

Su nombre proviene de la palabra ‘reptile’ que significa «el que se arrastra» o «el que se desliza». Ha diferencia de los anfibios, las crías de reptil no suelen tener cambios al crecer, tan solo en su tamaño. Los anfibios, sin embargo nacen como larvas para ir transformándose poco a poco, sufriendo cambios considerables en su desarrollo físico.

Se defienden utilizando garras, las colas y mordiendo, ya que muchos de ellos cuentan con importantes dentaduras. Además, muchos de los reptiles también cuentan con veneno para neutralizar a sus víctimas a la hora de comer.

 

Lo último en Curiosidades

Últimas noticias