Alimentación y Medio Ambiente

¿Cuál es la mejor leche para el medio ambiente? La respuesta te sorprenderá

Las bebidas vegetales, consideradas leches, parecen ser las que menos impacto tienen para el medio ambiente debido a su cultivo y elaboración.

leche medio ambiente
Descubre qué leche tiene menos impacto sobre el medio ambiente

La leche es uno de los alimentos básicos en la dieta de cualquier persona, en especial los niños, pero lo cierto es que actualmente existen en el mercado varios tipos de leches, si a la de vaca y a otras de origen animal, se le suman las bebidas vegetales que copan los supermercados. Pero ¿cuál es la leche que menos afecta al medio ambiente?.

¿Cuál es la mejor leche para el medio ambiente?

A la hora de ir a comprar leche al supermercado, podemos encontrar muchos tipos distintos, pero ya no es solo cuestión de elegir una leche de vaca desnatada o entera, o de elegir una leche elaborada a partir de ingredientes vegetales, sino que también es cuestión de elegir aquella que tenga un menor impacto para el medio ambiente.

De este modo, entre todas las leches, parece que aquellas que afectarían más al medio ambiente son precisamente las únicas que pueden  considerarse leche como tal. De hecho, un estudio de 2018 estima que los productos lácteos animales son aproximadamente tres veces más intensivos en emisiones de gases de efecto invernadero que los vegetales . Así que se debe hacer una distinción importante de inmediato: la leche de origen animal tiene obviamente un mayor potencial de calentamiento global que la leche vegetal.

Además, los productos lácteos animales generalmente requieren nueve veces más tierra que cualquier alternativa a base de plantas. Cada litro de leche de vaca utiliza 8,9 metros cuadrados de tierra por año, en comparación con los 0,8 que se utilizan para la leche o bebida avena, los 0,7 de la bebida de soja, los 0,5 para la bebida de almendras y los 0,3 de la leche de arroz. Sin embargo, deben hacerse distinciones, especialmente con respecto al consumo de agua.

Las mejores leches para el medio ambiente

Por ejemplo, para la leche de almendras: una sola semilla requiere 12 litros de agua , lo que plantea dudas sobre la producción industrial de estos frutos secos en zonas con escasez de agua. El comportamiento medioambiental de la leche de coco, por otro lado, es bueno: los cocoteros utilizan pequeñas cantidades de agua y absorben dióxido de carbono. Debido a que se cultivan en áreas tropicales, la producción industrial de esta leche sin embargo, puede destruir el hábitat de la vida silvestre.

Otra alternativa es la leche de avellanas . Estos árboles, de hecho, crecen en áreas con mayor precipitación alrededor del Mar Negro, en el sur de Europa y América del Norte y requieren mucha menos agua que los almendros. Además, son polinizados por el viento. Aunque ya está en el mercado, la leche de avellana aún no está tan extendida y no conocemos los efectos en las operaciones intensivas a gran escala.

La leche o bebida de soja también es muy buena para el medio ambiente, ya que tiene un muy buen desempeño ambiental en términos de agua, potencial de calentamiento global y uso de la tierra, pero una preocupación ambiental importante es la necesidad de que necesita convertir grandes áreas de vegetación nativa en áreas de cultivo de soja. Lo mismo ocurre con la leche de avena.

La leche de cáñamo ofrece un punto de inflexión : sus semillas se procesan para obtener aceite y leche, pero la planta en sí es muy versátil y todas sus partes se pueden utilizar como material de construcción, fibras textiles, pulpa y papel o plástico para base de cáñamo. Sus raíces crecen profundamente, lo que mejora la estructura del suelo y reduce la presencia de hongos. También es resistente a las enfermedades, lo que a su vez reduce la necesidad de herbicidas y pesticidas. El cáñamo requiere más agua que la soja, pero menos que las almendras y otros tipos de leche.

En resumen, la respuesta es ciertamente una: para reducir la huella ambiental de la leche, es importante reemplazar la leche que bebemos con opciones a base de plantas, aunque será cuestión también de la alimentación requerida por nuestro organismo. La leche de vaca por ejemplo es casi insustituible para tener unos huesos fuertes debido al calcio que contiene, algo que resulta esencial para los niños, a pesar de las muchas opciones y alternativas que existen.

Lo último en Curiosidades y noticias increíbles

Últimas noticias