Ribó gasta más de 39.000 euros en premiar a los comercios que rotulen en valenciano

Joan Ribó
Joan Ribó, alcalde de Valencia, en una imagen de archivo.
×

Este artículo de OkSalud ha sido verificado para garantizar la mayor precisión y veracidad posible: se incluyen, en su mayoría, estudios médicos, enlaces a medios acreditados en la temática y se menciona a instituciones académicas de investigación. Todo el contenido de OkSalud está revisado pero, si consideras que es dudoso, inexacto u obsoleto, puedes contactarnos para poder realizar las posibles modificaciones pertinentes.

Ribó gasta más de 39.000 euros en premiar a los comercios que rotulen en valenciano. Además, los identificará con un distintivo en que se destaque que esos comercios promocionan el valenciano.

El ansia catalanista de señalar y marcar quién habla valenciano y quién no ya tiene carácter oficial en la ciudad de Valencia. En este caso, la coartada son las ayudas en la promoción del valenciano en los comercios. Una iniciativa que sigue la senda de la Proposición No de Ley (PNL) presentada por la formación del alcalde de Valencia Joan Ribó (Compromís) en las Cortes Valencianas y que está en la línea de la idea que puso recientemente en práctica la catalanista Plataforma per la Llengua: identificar qué comercios hablan valenciano y cuáles no lo hacen.

La coartada han sido esta vez las ayudas a la promoción lingüística del valenciano en los comercios de la ciudad de la ciudad de Valencia. Hoy, la concejala de Gestión de Recursos en el Ayuntamiento de Valencia Luisa Notario, también de Compromís, ha anunciado que el Consistorio había incrementado esas ayudas de los 6.400 euros en 2020 a 39.476,94 euros en 2021. 

De modo, que mientras las Fallas de Valencia sobreviven a duras penas con pólizas y casi sin recursos económicos y el Ayuntamiento les adeuda 1,9 millones de euros, Ribó gasta esos más de 39.000 euros en que los comercios rotulen en valenciano. 

Las condiciones para que los comercios de Valencia puedan acceder a la ayuda incluyen rotular esos comercios en valenciano, al estilo de Cataluña, elaborar en valenciano sus materiales publicitarios en diversos formatos y haber mejorado su identidad corporativa o haber creado un espacio web en valenciano, todo muy al estilo catalán y en la línea de promocionar el uso del valenciano en los comercios como reclamaba la PNL de Compromís en las Cortes Valencianas.

Los establecimientos beneficiarios de la ayuda recibirán un distintivo, de color amarillo en este caso. Ese distintivo identificará a esos comercios de la ciudad de Valencia como establecimientos en que se promociona el valenciano. También, podrán situar ese distintivo a la entrada de sus locales. El Ayuntamiento de Valencia tiene previsto que «más adelante» esos distintivos puedan entregarse a otros comercios que no hayan recibido las ayudas pero que demuestren que también promocionan el valenciano.

Se trata del mismo planteamiento que realiza la catalanista Plataforma per la Llengua pero al revés. Esa plataforma elaboró unos distintivos rojos para señalar a los comercios donde no se atendiera en valenciano. Un castigo. Ribó lo ofrece como un premio a los que sí promocionen el valenciano. Pero en ambos casos, con la misma finalidad. 

El papel del PSOE de Ximo Puig en esta iniciativa de tintes catalanistas es importante. Los socialistas conforman el Gobierno de la ciudad de Valencia junto a Compromís y, cuanto menos, están dejando hacer a los nacionalistas. Compromís continúa emulando el ejemplo de Cataluña. Lluvia fina, pero sin parar.

Lo último en Alicante

Últimas noticias