Ingeligencia Artificial

La inteligencia artificial en la exploración espacial: sondas autónomas

La inteligencia artificial ha revolucionado la exploración espacial al permitir el desarrollo de sondas autónomas capaces de tomar decisiones informadas en tiempo real.

Nueva IA predice fallecimientos

Humanos dentro de 1000 años según la inteligencia artificial.

La singularidad tecnológica

IA en el espacio
La inteligencia artificial en el espacio
Francisco María
  • Francisco María
  • Colaboro en diferentes medios y diarios digitales, blogs temáticos, desarrollo de páginas Web, redacción de guías y manuales didácticos, textos promocionales, campañas publicitarias y de marketing, artículos de opinión, relatos y guiones, y proyectos empresariales de todo tipo que requieran de textos con un contenido de calidad, bien documentado y revisado, así como a la curación y depuración de textos. Estoy en permanente crecimiento personal y profesional, y abierto a nuevas colaboraciones.

La exploración del espacio es un desafío monumental para la Humanidad, pero ha experimentado un avance gigantesco gracias a la inteligencia artificial (IA). Esta herramienta ha abierto nuevas puertas para comprender el universo.

En décadas anteriores, las sondas y naves espaciales se aventuraron en el universo en busca de respuestas a los misterios cósmicos. Recientemente, la IA ha asumido un papel fundamental en estas misiones, permitiendo a científicos y astronautas obtener información valiosa y realizar descubrimientos asombrosos.

La importancia de la IA en la exploración espacial

En la exploración del espacio hay variables impredecibles y los riesgos abundan. Por eso, se vuelve fundamenta contar con sistemas de inteligencia artificial que tomen decisiones autónomas.

La IA ayuda a analizar grandes cantidades de datos, identificar patrones y adaptarse a situaciones imprevistas. De este modo, aumenta la probabilidad de éxito en las misiones y la seguridad de los astronautas.

La visión por computadora ha encontrado aplicaciones diversas en la exploración espacial. Entre ellas están el seguimiento de objetos en el cielo, la identificación de características geológicas en planetas y lunas, la exploración de exoplanetas y la detección de fenómenos espaciales en movimiento.

Así mismo, la aplicación de técnicas de procesamiento de lenguaje natural ofrece beneficios significativos. Facilita la comunicación intuitiva entre astronautas y sistemas de la nave espacial, mejorando la eficiencia y reduciendo la necesidad de comandos complejos.

IA en el espacio

Esto no solo optimiza las operaciones, sino que también incrementa la seguridad, minimizando errores de comunicación y riesgos asociados.

Los dispositivos autónomos

En la vanguardia de la exploración espacial se encuentran los robots autónomos. Estos ingenios tecnológicos son diseñados y programados para ejecutar tareas específicas de manera autónoma, sin requerir una supervisión humana constante.

¿Cómo logran esto? Se les asignan objetivos y, a través de una combinación de sensores y algoritmos de inteligencia artificial. Esto les otorga la capacidad de tomar decisiones y adaptarse a circunstancias cambiantes.

Estos dispositivos no solo destacan por su capacidad de autonomía, sino también por su resistencia en entornos inhóspitos. Pueden mantenerse en perfecto estado en condiciones letales para los humanos, soportando temperaturas extremas, radiación y presiones inimaginables.

Tipos de dispositivos autónomos

Los dispositivos espaciales autónomos de la actualidad son pioneros que están allanando el camino para futuras misiones humanas. Los principales tipos son los siguientes:

  • Rovers. Son exploradores móviles diseñados para estudiar la superficie de planetas y lunas. Ejemplos notables incluyen los Mars Exploration Rovers, Mars Science Laboratory (Curiosity) y Mars 2020 (Perseverance) de la NASA.
  • Landers. Corresponden a naves que aterrizan en cuerpos celestes para estudiar su superficie. Un ejemplo es la misión InSight de la NASA en Marte.
  • Orbitadores. Los orbitadores, en forma de satélites, realizan su labor desde las alturas, capturando imágenes y recopilando datos sobre la atmósfera, superficie y campo magnético de otros cuerpos celestes.
  • Sondas de vuelo profundo. Estas sondas viajan a regiones distantes y más allá. Ejemplos notables son las sondas Voyager 1 y 2 de la NASA.

La incorporación de robots autónomos con capacidades de IA ha brindado beneficios sustanciales. Pueden realizar tareas peligrosas y repetitivas de manera eficiente, incluida la reparación de satélites y la recolección de muestras en cuerpos celestes distantes.

Avances en la NASA

La NASA ha dado un paso audaz hacia el futuro de la exploración espacial al integrar un asistente de IA conversacional, amigable y eficiente para los astronautas.

La idea es que los astronautas puedan comunicarse con este asistente de IA, similar a ChatGPT, como si estuvieran conversando con un compañero. Esto se traducirá en un apoyo valioso en la realización de experimentos, resolución de problemas y comunicación con la nave en medio del vasto y solitario entorno espacial.

Se espera que este asistente de IA esté disponible a partir de 2024, coincidiendo con la misión Artemis de la NASA. Este hito marcará una nueva era en la exploración espacial, donde la inteligencia artificial se convierte en una aliada esencial para los astronautas en sus misiones.

Misiones conocidas

Una de las misiones más destacadas en la historia de la exploración espacial es la Voyager 1. Esta sonda, lanzada en 1977, ha viajado más allá de nuestro sistema solar y se encuentra en el espacio interestelar. La Voyager 1 ha sido posible gracias a la inteligencia artificial, que permitió a la sonda recopilar y analizar datos sobre los planetas y lunas que visitó durante su trayectoria. Además, la sonda ha sido capaz de ajustar su curso y realizar maniobras evasivas para evitar colisiones con objetos celestes.Estelas aviones

Otra misión que ha demostrado el poder de la inteligencia artificial en la exploración espacial es la Mars Rover. Estos vehículos robóticos han sido enviados a Marte con el objetivo de explorar su superficie y buscar señales de vida pasada o presente. Los rovers utilizan algoritmos de inteligencia artificial para analizar imágenes y datos recopilados en tiempo real, lo que les permite tomar decisiones informadas sobre qué áreas explorar y qué muestras recoger. Gracias a esta tecnología, hemos podido descubrir evidencias de agua en el pasado en Marte y obtener imágenes detalladas de su geología.

La inteligencia artificial también ha sido fundamental en la exploración de otros cuerpos celestes, como los asteroides. La misión Hayabusa2, de la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA), logró aterrizar en un asteroide llamado Ryugu y recolectar muestras de su superficie. Para lograr esto, la sonda utilizó algoritmos de inteligencia artificial para analizar las imágenes y ajustar su posición en tiempo real.

Estos avances han abierto la puerta a futuras misiones de minería espacial y exploración de recursos extraterrestres.

Lecturas recomendadas

Impacto de la Inteligencia Artificial

Avances y desafíos de la IA

Lo último en Ciencia

Últimas noticias