Historia

Galileo descubrió Neptuno, aunque nunca lo supo

Galileo creía observar una extraña estrella azul

Galileo descubrió Neptuno
Galileo nunca supo que descubrió Neptuno

Corría el 28 de diciembre de 1612 cuando Galileo descubrió Neptuno, y no era una inocentada. Es más, no fue la única vez que lo hizo, pues realizó otra observación posterior. Sin embargo, no supo reconocer este lejano planeta que marca el límite actual planetario dentro del Sistema Solar.

Y es que, cuando Galileo Galilei observó este mundo, lo confundió con una estrella, y así fue como lo catalogó. De hecho, realizó una segunda observación del 27 de enero de 1613, tal como se observa en sus catálogos, sin embargo, nunca encontró el medio de verlo con mayor nitidez para descubrir que era un planeta.

Galileo descubrió Neptuno, pero lo dibujó como una estrella

En sus apuntes y notas, se observa que el gran científico y astrónomo entendió que Neptuno era una estrella más del firmamento, y así lo dibujó en los papeles que se han conservado hasta hoy.

Galileo Galilei interpretó que este mundo era en realidad una estrella fija que se ubica en el cielo nocturno entre varias lunas de Júpiter. Recordemos que el astrónomo localizó las cuatro más grandes, los satélites galileanos, que son Europa, Ío, Ganimedes y Calisto.

Según la historia, se cree que Galileo consideró siempre Neptuno como una estrella azul fija, así que su visión azulada gaseosa sí que fue identificada por el científico. Y es que, la primera vez que lo observó, estaba fijo en el cielo nocturno. Este fenómeno se dio porque solo comenzaba su ciclo retrógrado anual.

Recordemos que históricamente se ha creído que el movimiento de Neptuno era demasiado lento. Esto, junto como su tamaño aparentemente muy pequeño hace que no apareciase como lo que es en los antiguos telescopios ideados por Galileo.

No obstante, David Jamieson, astrónomo de la Universidad de Melbourne, considera que existen evidencias de que en realidad Galileo sabía que había algo extraño en esta estrella.

Es decir, Galileo, según sus apuntes, era consciente de que había descubierto algo inusual, no obstante, no existen pruebas claras y evidentes de que supiera que lo que estaba viendo era en realidad un planeta. Tampoco se conocen evidencias de que publicase tal cosa, ni de que intentase nuevas observaciones.

Así que, de momento, solo sabemos que Galileo Galilei observó una extraña estrella en el cielo, pero la confirmación de este planeta como tal todavía se demoraría un par de siglos y medio, pues no fue hasta 1846 cuando fue tratado como tal tras la observación telescópica más moderna.

Lo último en Ciencia

Últimas noticias