Independentismo en Cataluña

Torra lo tiene decidido: Cataluña votará el 1-O o 3 días después si no se atreve a convocar en jueves

Disolverá el Parlament este mismo verano, previsiblemente en agosto, para llegar a la cita electoral del mes de octubre

Quim Torra
Quim Torra, presidente de la Generalitat de Cataluña, cuando firmó el nombramiento de Mariàngela Villalonga como nueva consejera de Cultura.
El president de la Generalitat, Quim Torra, ya tiene decidido cuándo se celebrarán las próximas elecciones catalanas. Fuentes del Govern explican a OKDIARIO que los comicios tendrán lugar entre el 1 el 4 de octubre. Ambas fechas tienen sus pros y sus contras y el jefe del Ejecutivo regional, de acuerdo con Carles Puigdemont, será el que tomará la decisión final.
Que las elecciones vayan a ser esa semana implica que Torra disolverá el Parlament a lo largo del mes de agosto. Así pues la Cámara autonómica podría estar viviendo sus últimos plenos. El ‘president’ anunció en enero que convocaría elecciones anticipadas una vez se aprobarán los presupuestos, algo que ocurrió ya hace unas semanas.
En el Govern y Junts per Catalunya la fecha que más gusta es la del 1 de octubre. Ese día se cumplirán tres años del referéndum separatista impulsado por Puigdemont y que llevó a la mitad del Govern a la cárcel. El 1-O tiene una connotación simbólica muy importante y permitiría al independentismo reavivar la llama que se ha apagado en los últimos meses. Pero ese día implicaría que los comicios se celebrasen el jueves, algo poco habitual en España, pero que ya ocurrió cuando Mariano Rajoy disolvió el Parlament con el 155.
La otra fecha, el 4 de octubre, es domingo. Es el día en que habitualmente se vota en España. Si finalmente las elecciones se celebran ese día el arranque electoral de Junts per Catalunya se producirá en Madrid. La campaña daría comienzo el 17 de septiembre. Ese día el president Torra está citado en el Tribunal Supremo para conocer si la condena por inhabilitación del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña se convierte en firme. En JxCAT les gusta aprovechar estas efemérides.
Lo que está claro es que Quim Torra no va a ser el candidato de Junts per Catalunya. Carles Puigdemont dará forma a un nuevo partido a partir del 25 de julio, cuando se fundará esta formación con tintes socialdemócratas y más a la izquierda que la extinta Convergencia o el PDeCAT. El eurodiputado encabezará la candidatura con un número 2 y será el candidato efectivo a ocupar la Presidencia en caso de ganar las elecciones. En JxCAT dan por hecho que lo conseguirán.
Con este calendario Torra y Puigdemont cumplen con una voluntad manifiesta de no dejar en manos de la Justicia el calendario político y electoral catalán. Si no convocara elecciones antes de finales de septiembre, una vez inhabilitado, sería cesado automáticamente del cargo y el Parlament tendría dos meses para elegir a un sustituto. De está forma, Quim Torra elige el día de los comicios y llega a la vista en el Tribunal Supremo aún como jefe del Ejecutivo.
Laura Borràs
Otro escenario a tener en cuenta, señalan en JxCAT, de cara a la convocatoria electoral, es que cuanto antes se celebren las elecciones mejor para Laura Borràs. La actual portavoz del grupo parlamentario en Madrid pretende hacer las maletas y volver a Cataluña. El movimiento de la diputada en el Congreso es estratégico debido al proceso judicial que tiene abierto en el Tribunal Supremo.
Sí Borràs renuncia a su acta de diputada para ir en las listas al Parlament su causa saldrá automáticamente del alto tribunal al dejar de ser aforada. Pasará entonces a un juzgado ordinario y, en caso de ser elegida diputada de nuevo en Cataluña, se encargaría el TSJC. Ambos dos escenarios, admiten en Junts, son beneficiosos para su dirigente, más que someterse a un juicio en el Supremo que creen «no nos conviene».

Lo último en España

Últimas noticias