Independentismo en Cataluña

Torra rompe con ERC y convocará elecciones tras aprobar los Presupuestos de la Generalitat

"Hace falta que los catalanes tengan un Gobierno que les represente fielmente y que no se ponga de rodillas ante el Estado"

  • Joan Guirado | Barcelona

Cataluña volverá a celebrar elecciones en breve. El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha decidido dar por concluida la legislatura después de que ERC le dejara solo ante la inhabilitación como diputado y permitiera que se le retirara el escaño. La fecha de los nuevos comicios se conocerá después de que se aprueben los Presupuestos de la Generalitat.

«Esta legislatura no tiene más recorrido, llega a su final». El todavía presidente de la Generalitat ha anunciado con estas palabras el fin de la legislatura en Cataluña. Antes quiere dejar aprobados los Presupuestos de la Generalitat y, por ello, ha ordenado al vicepresidente Pere Aragonès (ERC), al que mantiene en su cargo, que active su tramitación parlamentaria.

Torra asegura que «no hay confianza» entre los dos partidos que forman el Govern porque aceptando la retirada de su escaño, «la presidencia del Parlament dejó en la intemperie a la Presidencia de la Generalitat con una decisión que no era compartida».

«El Govern no puede funcionar sin unidad y sin lealtad entre sus socios», ha proclamado antes de lamentar que el presidente del Parlament, Roger Torrent (ERC), «el lunes abrió las puertas de mi inhabilitación como presidente» y «esto pone en riesgo el gobierno de Cataluña». «Todos saben cómo he luchado para esta unidad estratégica y tener una respuesta conjunta a la sentencia del Tribunal Supremo contra los ex miembros del Govern», ha afirmado.

«Hace falta que los catalanes tengan un Gobierno que les represente fielmente y que no se ponga de rodillas ante el Estado», ha dicho Torra, preparando la campaña electoral.

Sin embargo, Torra ha confirmado que se reunirá con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el próximo 6 de febrero en Barcelona porque quiere «comprobar si el Gobierno español tiene voluntad real de explorar el diálogo».

Acorralado

Quim Torra estaba acorralado desde hace días por las decisiones de la Justicia y la nueva estrategia política de sus hasta ahora socios de ERC. Condenado por desobediencia, inhabilitado como diputado y con los de Oriol Junqueras en una nueva etapa de renuncia al desafío a la ley y negociación con el Gobierno de España, el president necesitaba un golpe de timón para mantener la hegemonía política de su partido en Cataluña.

Anoche, tras reunirse con todos sus consellers, tanto del JxCAT como de ERC, les había comunicado que la reunión semanal del Govern convocada para este miércoles a las 9:30 al Palau de la Generalitat se retrasaba hasta las 15:00. En su lugar, a las 12:00 de la mañana, Torra haría una declaración institucional en el Palau de la Generalitat.

Esta mañana, horas antes de la comparecencia de Quim Torra, su diputada más fiel en el Congreso, Laura Borràs, aseguraba que el anuncio del president no sería «intrascendente» puesto que el pasado lunes, cuando el presidente del Parlament, Roger Torrent, de ERC, facilitó la retirada del escaño, «algo se rompió» entre los socios del Govern y de la coalición independentista que desafió al Estado el 1-O.

Y lo que se rompió fue que mientras ERC, con su líder en la cárcel, ha decidido emprender una vía de pragmatismo de la mano del Gobierno de España, Torra quiere resistir ante el electorado independentista como el guardián de las esencias del 1-O y el espíritu de confrontación con el Estado.

Lo último en España

Últimas noticias