Adolescencia

Preadolescencia: consejos para padres e hijos

La preadolescencia es una etapa en la vida de los niños que va desde los 10 a los 14 años y que está mercada por los cambios físicos y emocionales.

Preadolescencia
Cómo lidiar con la preadolescencia de los hijos
×

Este artículo de OkSalud ha sido verificado para garantizar la mayor precisión y veracidad posible: se incluyen, en su mayoría, estudios médicos, enlaces a medios acreditados en la temática y se menciona a instituciones académicas de investigación. Todo el contenido de OkSalud está revisado pero, si consideras que es dudoso, inexacto u obsoleto, puedes contactarnos para poder realizar las posibles modificaciones pertinentes.

Durante la infancia, los padres y madres pueden aplicar todo tipo de herramientas que les permitan gestionar sus emociones y a la vez, ir aprendiendo, pero al llegar la pubertad da la sensación que los niños y niñas cambian de manera radical y es entonces cuando comienzan los conflictos generacionales y las peleas. Por ello es importante asumir esta etapa de cambio e incluso predecirla a través de los consejos que ahora os ofrecemos sobre la preadolescencia.

Preadolescencia: consejos para padres e hijos

La preadolescencia es un período crítico cuando los niños son pequeños, pero ahora se enfrentan a la edad adulta. Por ello y en el periodo que va entre los 10 y los 14 años, tienen las necesidades más dispares, que los padres deben aprender a gestionar. De hecho, parece que de repente ya no quieren tener nada que ver con ellos. Cambian cognitivamente, físicamente, comienzan a desarrollar independencia y continuamente nos ponen a prueba. ¿Qué se puede hacer? A continuación, se ofrecen algunos consejos que van a ayudar a los padres, pero también a los hijos.

Tu hijo te necesita ahora más que nunca

A partir de los 10-12 años, debes intentar mantener una relación sólida entre padres e hijos y con ello preparar el escenario para una adolescencia mucho menos turbulenta. Debes estar disponible para el niño y comenzar a asumir que va a dejar de ser tan infantil para comenzar a desarrollar su propia personalidad. Debes apoyarle y hacerle sentir que entiendes el porqué va cambiando.

No te sientas rechazado

En la preadolescencia es normal que el niño pida más consejo a sus amigos que a ti, pero no debes sentir esto como un rechazo. Por eso respeta sus deseos sin acosarlo con insistentes preguntas sobre la escuela y las amistades, invadiendo su espacio.

Crea un espacio solo para ti y para él

Pasa tiempo a solas con el niño tratando de escuchar en lugar de hablar. Es una forma de fortalecer el vínculo y sentirse cómplices, al menos unas horas a la semana.

No tengas miedo de abordar temas delicados

La preadolescencia es la edad adecuada para brindarle información adecuada sobre sexo y drogas, para darle una base sólida sobre la cual crecer. Pero también sobre política o temas importantes de los que quizás se habla en televisión. Es una forma de hacerlo participar y acompañarlo en el desarrollo de pensamientos más complejos y maduros.

No tengas miedo de decir NO

En la relación padre-hijo, los roles deben mantenerse como tales: es importante que sugieras una mirada crítica que pueda poner límites.

No invadas su campo

Si algo anda mal con amigos o compañeros de clase, no entres a defender a tu hijo sin peros. Tiene la edad adecuada para defenderse solo sin la necesidad de interferencias que podrían ser contraproducentes.

Anima a tus hijos a expresar sus sentimientos

En nuestra sociedad, a menudo machista, circula la idea de que expresar los propios sentimientos como amor, tristeza, delicadeza es sinónimo de debilidad. Es bueno educarlo sobre los sentimientos, incluso con el ejemplo.

Lo último en Bebés

Últimas noticias