Alimentación Infantil

5 malos hábitos alimenticios que no debemos transmitir a los niños

Desde los primeros meses de lactancia y destete es posible acostumbrar a los niños a llevar una alimentación sana y equilibrada.

¿Cuándo puedes darle galletas al bebé?

Cómo hacer que los niños prueben nuevos alimentos: los mejores trucos

¿Cuántos biberones necesito para el bebé los primeros meses?

hábitos alimenticios
Descubre los hábitos alimenticios que no debemos trasladar a los niños

Parece imposible, pero desde los primeros meses de lactancia y destete es posible acostumbrar a los niños a llevar una alimentación sana y equilibrada, lejos de esos malos hábitos, muy extendidos, que muchas veces se prolongan hasta la edad adulta.  Veamos, por tanto, cuáles son los ‘errores’ más habituales que condicionan el gusto y, en consecuencia, la futura alimentación del niño. En concreto, los 5 malos hábitos alimenticios que no debemos transmitir a los niños.

Malos hábitos alimenticios que no transmitir a los niños

Por norma general los padres y madres suelen ser muy conscientes de la alimentación de los pequeños, pero de vez en cuando podemos cometer errores creyendo que estamos alimentando bien a los niños cuando en realidad no es así. Hábitos de alimentación que puede que pensamos que no son malos cuando en realidad, es mejor que no los compartamos con los niños.

No les demos azúcar o sal

Parece absurdo. Pero muchos bebés ya están acostumbrados al sabor dulce durante la lactancia, incluso los bebés alimentados exclusivamente con leche materna. ¿Como? La costumbre más extendida es sumergir el chupete en azúcar para calmar al bebé, por ejemplo, cuando está agitado, no quiere dormir, llora. Un gesto aparentemente inocente que, sin embargo, resulta especialmente peligroso porque afecta para siempre al gusto del niño. De hecho, la inclusión de azúcar en la dieta del niño debe posponerse en la medida de lo posible

Nada entonces de poner  azúcar en la leche, en la fruta, en el yogur… Desde el principio, en cambio, acostumbrar al pequeño a los verdaderos sabores de los alimentos para no condicionarlo. Lo mismo ocurre con la sal. Si en el primer año de vida debe prohibirse por completo en las preparaciones, luego debe usarse con moderación y solo donde realmente se necesita para dar sabor a los platos.

La última comida es la cena y nunca te saltes el desayuno

De nuevo, una costumbre bastante extendida que se remonta a los meses del destete. De hecho, muchas madres acostumbran a sus hijos a tomar un biberón de leche antes de acostarse, después de la cena. Nada más malo. La cena , más o menos abundante según el hambre del niño, la edad y el tipo de actividad diurna, debe ser la última comida del día tras la cual el estómago y los intestinos quedan inactivos durante toda la noche. El desayuno, por su parte, debe dar el pistoletazo de salida al día y nunca debes saltártelo, sobre todo cuando el pequeño empieza a ir primero a la escuela infantil y luego al colegio (infantil y primaria).

Sí a las frutas y verduras de temporada

Además de por razones ecológicas y económicas, la elección de consumir solo frutas y verduras de temporada es particularmente adecuada porque permite, en primer lugar, variar la dieta, en segundo lugar, disfrutar de alimentos sabrosos, en plena maduración. y que no requieren de especiales intensificadores del sabor (azúcar en el caso de la fruta, sal, aceite u otro tipo de aliño para las verduras) que los hacen más agradables. Nada de fresas, por tanto, en diciembre ni alcachofas en agosto. No a las manzanas y calabacines todo el año, a las naranjas en julio, a las bayas en enero o a las calabazas en mayo. Cada estación tiene su especificidad.

Sólo agua con las comidas

Sin olvidarnos de los niños acostumbrados a beber refrescos durante las comidas, muchos son también los que acompañan comidas y cenas con leche o zumos de frutas. Nada más malo. En la mesa se bebe agua , posiblemente a temperatura ambiente y preferiblemente sin gas para no hinchar el estómago. El agua es un alimento básico en la dieta de cualquier persona. Por lo tanto, los niños deben acostumbrarse a beber mucha, repartido a lo largo del día. La leche (o bebidas vegetales) es perfecta para el desayuno pero no para cuando el niño tiene sed.

La masticación es esencial

Otro hábito correcto es educar al niño a comer despacio, masticando los alimentos durante mucho tiempo y evitando tragar los alimentos a bocados grandes. No solo en los primeros años de vida cuando una buena masticación previene el riesgo de asfixia, sino también más adelante para una mayor sensación de saciedad.

Lo último en Bebés

Últimas noticias