Salud

Lengua blanca en niños: causas y remedios

El color de la lengua puede ser la señal de alarma de que algo anda mal en nuestro organismo. Veamos cuáles son las causas más frecuentes y los remedios naturales para la lengua blanca en los niños.

Lengua anclada en bebés: síntomas y tratamientos

Escarlatina en los niños: Causas, síntomas y tratamiento

Qué indica el color de la lengua sobre tu salud

Causas y prevencion de la lengua blanca

lengua blanca niños
Descubre cómo se puede tratar la lengua blanca en niños

Los expertos revelan que la salud de la boca es un reflejo de la de nuestro cuerpo. La lengua, de hecho, junto con los dientes y las encías revelan el estado de salud del cuerpo. En consecuencia, cuando la lengua cambia de color puede ser el síntoma de una enfermedad que debe investigarse adecuadamente con pruebas específicas y más si lo padece alguien más vulnerable como un niño. En esta ocasión nos centramos en la lengua blanca en los niños, explicando qué es, cuáles son las causas para que se produzca y también, los mejores remedios para tratarla.

Lengua blanca en los niños

Lo que provoca el color blanquecino de la lengua (tanto en el caso de los niños como de los adultos) es el crecimiento de vellosidades en su superficie. Estos crecen debido a alguna señal de emergencia enviada por el organismo para crear la típica pátina blanquecina.

Por lo tanto, si la lengua de tu hijo o hija se cubre con una película blanquecina, debes saber que las causas más comunes se relacionan con el sistema digestivo . Entre las dolencias, se encuentran:

  • reflujo gastroesofágico;
  • indigestión;
  • desórdenes gastrointestinales;

Sin embargo, el problema puede relacionarse con una gran variedad de otras situaciones que no necesariamente revelan una patología. La lengua blanca, de hecho, también puede ser consecuencia del estrés o del cambio de estación.

Entre las otras causas más comunes, se encuentran:

  • deshidratación, condición que se presenta principalmente en verano;
  • tomar ciertos medicamentos;
  • dieta desequilibrada y trastornos intestinales;

En cuanto a la alimentación, no todo el mundo sabe que cuando se consumen alimentos demasiado ricos en grasas se puede sufrir una alteración de la flora bacteriana de la cavidad bucal con la consiguiente formación de una película de moco en la superficie de la lengua.

Esta circunstancia también puede darse en el caso de una dieta carente de los principales nutrientes más importantes.

Cuál es el tratamiento

Las soluciones a este problema son diferentes. En primer lugar, hay que decir que el uso de fármacos antifúngicos para devolver la lengua a su color típico podría provocar lesiones y posibles irritaciones. En consecuencia, deben evitarse si no han sido recetados por el médico y, por lo tanto, no son necesarios para el tratamiento de una patología en toda regla.

Sin embargo, para darle a la lengua un brillo saludable, puedes recurrir a un ciclo de vitamina A. Evidentemente, incluso en este caso, antes de actuar en este sentido es bueno acudir primero al médico quien ayudará a identificar las causas concretas que han generado el cambio de color de la lengua del niño.

El color blanco de la lengua también puede ser causado por la denominada candidiasis . Por lo general, los niños y los ancianos son los más afectados, quienes pueden experimentar placa y ardor .

La candidiasis bucal no es más que una infección por cándida y, por supuesto, necesita una cura establecida por el médico. Su aparición puede ocurrir en varios casos:

  • despues de tomar antibioticos ; _
  • en caso de deficiencia de hierro o vitamina B ;
  • un sistema inmunológico débil;Aún en referencia a los niños, otra patología que puede provocar un cambio en el color de la lengua es la escarlatina . Es una enfermedad que afecta a niños y bebés, causada por una infección de la bacteria Streptococcus beta hemolítica. Una vez que el bebé contrae esta infección, puede tener la pátina blanca habitual que puede volverse roja. En este caso, el tratamiento incluye un curso de antibióticos durante 7 a 10 días y reposo en cama si también se presenta fiebre. Obviamente, el médico evaluará cuidadosamente el uso del antibiótico.

Lo último en Bebés

Últimas noticias