James Harrison, el hombre que ha salvado la vida a millones de bebés

millones de bebés
James Harrison, el hombre que ha salvado la vida a millones de bebés

Aunque, en ocasiones, nos quedemos perplejos por las acciones tan poco solidarias y casi inhumanas de muchas personas, otras veces nos quedamos sorprendidos por todo lo contrario. Sí, porque hay ciudadanos que están dispuestos a ayudar al prójimo todo lo que pueden. Y precisamente de esto es un buen ejemplo el hombre que ahora se ha hecho viral. Nos estamos refiriendo a James Harrison, un varón que ha salvado la vida a millones de bebés.

¿Quieres conocer cómo? Sigue leyendo y lo descubrirás.

El protagonista

James Harrison es, como te hemos mencionado, el nombre de este ciudadano que ahora es noticia. Es oriundo de Australia y tiene 81 años. A todo eso hay que añadir que se le conoce de manera cariñosa como “el hombre del brazo de oro”. Un varón que lleva donando sangre durante 60 años, tanto es así que lo ha hecho en unas 1.100 ocasiones.

Ha salvado a millones de bebés gracias a su sangre

Si este varón recibe tan singular apodo es porque su sangre es realmente especial. En concreto contiene un peculiar anticuerpo que es el que se ha utilizado para darle forma a un medicamento realmente importante. Se trata de un fármaco, llamado inmunoglobulina anti-D o inmunoglobulina Rh.

Más exactamente ese medicamento se administra a las embarazadas que tienen una alta probabilidad de experimentar lo que es una incompatibilidad de tipo Rh con el bebé que esperan. Una situación que podría llevar a que el pequeño estuviera en serio peligro, ya que podría sufrir desde una simple ictericia hasta daños cerebrales pasando incluso por llegar a la muerte en los casos más graves.

No obstante, gracias a ese producto creado con la sangre de James Harrison se ha conseguido evitar se ha podido salvar la vida a millones de niños. Y todo porque a las féminas a las que se les detectaba esa posible incompatibilidad se optaba por hacer que recibieran el fármaco tanto durante el embarazo como en los días posteriores al parto.

En concreto, las embarazadas recibían la inyección de ese medicamento que lo que hace es evitar que el cuerpo de esas pueda generar anticuerpos peligrosos. Sí, evitar que estos puedan darle forma a complicaciones en el feto o incluso en posteriores embarazos.

Un héroe para muchos

Gracias a las donaciones que este hombre ha venido realizando durante tantos años, así como a las de otras personas con anticuerpo especial, se ha dado forma al citado medicamento. Y se considera que eso ha permitido salvar la vida de más de 2,4 millones de pequeños.

Sin embargo, si su caso se ha dado a conocer ahora en todo el mundo es por el hecho de que ha realizado estos días su última donación, la 1.173. Su avanzada edad es la que ha llevado a que los doctores le expusieran que había llegado el momento de que, por una vez, pensara en sí mismo y no en los demás.

Tras realizar esa última donación, James no ha dudado en dar a conocer que está feliz y encantado de haber podido ayudar a tanta gente con un gesto tan sencillo como donar parte de su sangre. Asimismo, se mostró realmente emocionado cuando un grupo de mujeres a cuyos hijos les había ayudado el citado medicamento quisieron personarse en el centro de transfusiones para darle las gracias en persona.

Una curiosidad es que incluso su propia hija se benefició de sus donaciones porque tuvo que recibir el mencionado fármaco. Gracias a eso, el anciano tiene un nieto de 23 años que es una de sus mayores alegrías, cuenta con alegría por haber ayudado a tantas personas y ha pasado a formar parte del Libro Guinness de los Récords como el mayor donante de la historia.

¿Qué te ha parecido la historia de James Harrison?

Síguenos en Facebook y podrás estar al día de todos los casos virales interesantes relacionados con las embarazadas o con los bebés.

Últimas noticias