Embarazo

Eclampsia: conoce todo al respecto y descubre cómo tratarla

Eclampsia: conoce todo al respecto de esta afección que se puede producir durante el embarazo, qué relación tiene con la preeclampsia y como tratarla.

preeclampsia
Descubre qué es la eclampsia y cómo se debe tratar

A lo largo del embarazo, el cuerpo de la mujer pasa por varios cambios que ayudan a que el bebé se pueda desarrollar. Sin embargo, todos los cambios fisiológicos que se producen favorecen la aparición de varias complicaciones, como la eclampsia , una enfermedad muy grave relacionada con la presión arterial alta y que puede ser fatal. Veamos entonces qué es la eclampsia, cómo se relaciona con la preeclampsia y cómo se debe tratar.

Qué es la eclampsia

eclampsia

No todas las mujeres embarazadas lo saben, pero el hecho de que la eclampsia sea una afección peligrosa es porque en muchos casos se desarrolla en silencio y se detecta tarde. De ahí que sea muy importante la atención prenatal .

En el caso de que nunca hayas oído hablar de la eclampsia has de saber que corresponde a una afección  que aparece en el embarazo y que tiene suele tener episodios de convulsiones, que pueden ser seguidos de coma e incluso la muerte, especialmente si no se trata rápidamente.

Aunque el problema puede aparecer en cualquier momento después de la semana 20 de gestación, es más común en los últimos 3 meses durante el parto o incluso en el período posparto .

Se considera una enfermedad grave que puede poner la vida de la madre y su bebé en riesgo. Debido a esto, se caracteriza por ser una emergencia médica y debe ser controlada y tratada de inmediato.

Cualquier mujer embarazada puede desarrollar esta afección, incluso aquellas que no tienen antecedentes familiares, que nunca han tenido una convulsión ni ninguna otra enfermedad neurológica.

Causas de la eclampsia

La eclampsia se debe a un aumento o una complicación de la llamada preeclampsia . Esta última se caracteriza por presión arterial alta (hipertensión), asociada con la excreción de proteínas en la orina , disminución de la producción de orina, insuficiencia hepática y aumento rápido de peso .

A medida que la hipertensión empeora, el problema empeora y afecta al cerebro, causando encefalopatía hipertensiva . En ese momento, ocurren convulsiones y la condición se llama eclampsia .

Vale la pena recordar que no todos los casos de preeclampsia evolucionan a eclampsia . A pesar de variar en el grado de gravedad, ambas enfermedades se consideran trastornos hipertensivos del embarazo, ya que se producen debido al aumento de la presión arterial .

Factores de riesgo

Aunque la causa concreta se desconoce, existen algunos factores que aumentan las posibilidades de una mujer de desarrollar eclampsia , como:

  • Antecedentes familiares de eclampsia o preeclampsia ;
  • Intervalo mayor o igual a 10 años entre un embarazo y otro;
  • Primer embarazo ;
  • Embarazo después de los 35 años o antes de los 18 años de edad;
  • Embarazo múltiple ;
  • Daño vascular;
  • Presencia de enfermedades como hipertensión , obesidad , diabetes , problemas renales, tromboembólicos o autoinmunes.
  • Que la mujer haya sufrido preeclampsia durante el primer embarazo , supone también un mayor riesgo de que el problema vuelva a ocurrir en el segundo embarazo.

Síntomas de eclampsia

La manifestación principal de la eclampsia es la aparición de convulsiones. Sin embargo, hay otros síntomas que también pueden estar presentes, como:

  • Dolor de cabeza intenso
  • Dolores musculares;
  • Dolores de estómago;
  • Agitación
  • Cambios visuales;
  • Pérdida de conciencia
  • Sangrado vaginal .

¿Cómo prevenir la eclampsia?

Para prevenir la aparición de eclampsia , todas las mujeres embarazadas deben ser monitoreadas durante todo el período prenatal y en los primeros días después del nacimiento del bebé . Este monitoreo incluye un control periódico de la presión arterial y pruebas para evaluar la concentración de proteína urinaria.

Si se detecta preeclampsia y luego eclampsia en cualquier momento durante el embarazo , se deben adoptar medidas para el control de la presión, tales como recomendar descanso, suministrar la medicación necesaria o también, disminuir la ingesta de sodio.

Además, es necesario realizar pruebas para verificar el estado clínico del bebé , como ultrasonidos y la medición de la frecuencia cardíaca del niño. Posteriormente, se realiza un monitoreo más intenso del embarazo hasta que nazca el bebé .

En casos severos, es necesario que el parto se realice de inmediato, para evitar la evolución a la eclampsia . Vale la pena recordar que, en tales circunstancias, elegir continuar el embarazo puede poner en riesgo la vida de la mujer y el bebé.

Tratamiento de la eclampsia

Como ya comentamos al principio el hecho de sufrir eclampsia es una emergencia médica y debe tratarse con prontitud. Normalmente, se requiere hospitalización de la paciente para la monitorización intensiva del embarazo .

Dar a luz es el método más eficaz para curar la enfermedad . En el caso de las mujeres que desarrollan el problema, el médico puede optar por anticipar el nacimiento del bebé , de acuerdo con las condiciones de su embarazo . Los nacimientos prematuros se aplica a las mujeres embarazadas que tienen entre 32 y 36 semanas de embarazo , especialmente si la medicación no está funcionando y existe un claro riesgo de peligro para la madre o el bebé.

Además es preferible que las mujeres diagnosticadas tengan cuidado de:

  • Consumir poca cantidad de sodio
  • Mantener el peso bajo control
  • Descansar
  • Beber mucha agua
  • Caminar o hacer ejercicio ligero
  • Consu
  • De acuerdo con la gravedad de la enfermedad, también se recomienda que la mujer tenga reposo por completo ; en estas situaciones, la mujer embarazada debe acostarse a tiempo completo en el lado izquierdo del cuerpo. Si ninguna de estas alternativas proporciona los resultados deseados, el médico debe recurrir al uso de los medicamentos.

En el posparto

Después de que nazca el bebé , el médico a cargo debe controlar la presión arterial de la madre , esperando que regrese a la normalidad. Idealmente, las tasas se regulan dentro de las 12 semanas , pero generalmente esto ocurre antes.

Lo último en Bebés

Últimas noticias