Papá Noel

Diez consejos para que los niños se acuesten sin nervios ante la llegada de Papá Noel

Un buen baño, un vaso de leche caliente o respetar las rutinas son algunas de la claves para que los niños se acuesten sin nervios ante la llegada de Papá Noel.

niños Papá Noel
Pasos para lograr dormir a los niños en la Nochebuena

¡Por fin ha llegado el gran día! Esta noche se celebra la Nochebuena y aunque para muchas personas va a ser de lo más atípica, al no poder contar con toda la familia como en años anteriores (debido a las restricciones por la pandemia), los niños no van a poder evitar sentirse ilusionados porque saben que en la mañana del 25 de diciembre van a poder encontrar los regalos que les haya traído Santa Claus. Va a ser una noche de nervios, por lo que nada como seguir estos 10 consejos para que tus hijos se acuesten sin nervios ante la llegada de Papá Noel.

Diez consejos para que los niños se acuesten sin nervios ante la llegada de Papá Noel

niños Papá Noel

Es inevitable, la víspera de Navidad, así como la Noche de Reyes son dos de las noches más emocionantes para los niños, especialmente aquellos que son más pequeños. La magia navideña está en el ambiente y tras hacer su carta a Papá Noel, desean que llegue la Nochebuena para poder saber si van a poder tener todo lo que han pedido.

Es normal entonces que los niños se acuesten llenos de nervios, o que incluso les cueste dormirse, se levanten varias veces o pretendan que despertemos en plena madrugada para comprobar si tienen sus regalos bajo el árbol.

Como padres, tenemos que «sufrir» con resignación todos esos nervios, aunque si deseamos evitarlos, no estará de más que apliquemos los consejos que a continuación os ofrecemos. Os servirán para que los niños se acuesten tranquilos ante la inminente llegada de Papá Noel y también los podéis aplicar en la noche del 5 de enero antes de que lleguen los Reyes Magos.

Que se acuesten cómodos

En invierno es importante dormir «calentitos» para sentirnos cómodos. No olvidemos entonces que los niños se vayan a la cama con un buen pijama y taparlos además con una manta y edredón adecuados, aunque cuidado con taparlos demasiado como para que se sientan incómodos o con calor. A estas alturas ya conocerás los gustos de tus hijos a la hora de acostarse y taparse, de modo que si se sientan más cómodos durmiendo con solo una manta, deja que así sea.

Nada de azúcar antes de acostarse

Durante la cena de Nochebuena no pasará nada si los niños comen un poco de turrón, bombones o polvorones, pero es mejor mantener el consumo de azúcar al mínimo dado que si se pasan es posible que se sientan más nerviosos de lo normal y evidentemente les será imposible conciliar bien el sueño.

Procura una cena temprana

Lo sabemos, es Nochebuena y posiblemente la cena se sirva más tarde que de costumbre pero en el caso de tener niños pequeños en casa, es muy importante valorar la hora a la que van a cenar. Piensa que si cenan tarde y después se acuestan, les va a ser imposible dormirse si están al comienzo del proceso de la digestión y se le suman además los nervios por Papá Noel.

Por ello, debemos procurar al menos dos horas antes de que los niños se vayan a la cama, de modo que si has pensado dejar que se acuesten un poco más tarde que de costumbre, podéis cenar a las 20:30 o a las 21:00 y de este modo, que se acuesten a las 22:30 o las 23:00 horas, sabiendo que van a descansar bien.

Un buen baño antes de acostarse

Un buen baño relajante puede ayudar a cualquier persona a dormir. El enfriamiento natural del cuerpo que sigue al baño ayuda a relajarnos, de modo que posiblemente y con un poco de suerte, conseguiremos que se duerman de inmediato.

Leche caliente antes de irse a dormir

Beber leche caliente es un viejo «truco» que nos ayuda a dormir a todos. La leche contiene triptófano, que es una enzima que induce el sueño. Si a tus hijos no les gusta la leche y menos caliente, les puedes ofrecer un poco de queso ya que posiblemente consiga el mismo efecto: que se relajen y consigan dormirse en la noche más especial de todas.

Procura una Nochebuena que sea activa

El ejercicio puede ayudarnos a dormir. Puedes encontrar tiempo para que los niños hagan algún ejercicio como una larga caminata antes de la cena de Nochebuena, o jugar en el parque, incluso salir a dar un paseo en bici, eso les cansará un poco, les abrirá el apetito, cenarán pronto y podrán irse a la cama con ganas de dormir sin tantos nervios.

Apuesta por la lectura

Un buen libro puede ser también un método para calmar los nervios de los niños antes de ponerse a dormir. Lo mejor es que lo leas en voz alta, de modo que con tu voz se relajen y si puedes, elige uno que no esté dedicado a Papá Noel ya que si lees cualquier cuento o historia sobre Santa Claus es posible que su cerebro esté todo el rato pensando en ello y sus nervios aumenten.

Permíteles un capricho

Si tus hijos te piden dejar que el perro duerma en su cuarto o dormir con algún peluche en concreto, y tú siempre les dices que no, ha llegado el momento de concederle su deseo. De este modo, los niños estarán felices por irse a la cama como quieren y lograrán dormirse antes, sin pensar tanto en Papá Noel.

Establece un horario para la apertura de regalos

Deja claro a los niños que hasta que sea de día, o hasta una determinada hora no se van a abrir los regalos. De este modo por mucho que los niños estén nerviosos ante la llegada de Papá Noel, sabrán que de nada les va a servir levantarse en mitad de la noche, dado que no van a poder abrir los regalos hasta la hora fijada. Puede que esta norma les enfade, pero no tendrán otra que asumirla y con ello que decidan ponerse a dormir sin más.

A dormir todos juntos

En el caso de que los niños sean «rebeldes» o no deseen dormirse bajo ninguna circunstancia, no quedará otra que ofrecerles dormir todos juntos. Te asegurarás que estén en la cama, sin levantarse cada dos por tres y que la apertura de regalos se produzca cuando tú decidas, no cuando sus nervios quieran.

Lo último en Bebés

Últimas noticias