Embarazo

¿Duelen las patadas de bebé? ¿Cuándo preocuparse por los movimientos fetales dolorosos?

Los movimientos fetales suelen ser algo dolorosos, aunque existen algunas situaciones en las que será mejor acudir al hospital o al ginecólogo de nuestro embarazo.

Cómo reconocer los primeros movimientos del feto

Guía de movimiento fetal durante los meses de embarazo

Embarazo: Cronología de los movimientos del bebé

Hacer que el bebé se mueva en la barriga

movimientos fetales dolorosos
Descubre cuándo preocuparse ante los movimientos fetales dolorosos

Las primeras patadas y movimientos fetales dentro del útero son una gran emoción para las mujeres embarazadas que, por primera vez, perciben directamente la vitalidad de su bebé al que hasta ahora, solo han «visto» mediante ecografía. Sin embargo, muchas son las dudas que pueden surgir sobre si es normal que las patadas del bebé duelan o si es preocupante que los movimientos fetales sean dolorosos. Dudas que intentamos resolver a continuación.

¿Duelen las patadas de bebé? 

Los movimientos fetales suelen producirse a partir de la vigésima semana de gestación y a partir de ese momento, durante el resto de la gestación, serán una constante con la que convivir. Hasta la trigésima segunda semana, los movimientos fetales tienden a aumentar, a medida que el bebé crece y el espacio dentro del útero disminuye proporcionalmente.

Esta es una condición normal y los movimientos fetales pueden generar malestar. Sin embargo, cuando las patatadas del bebé o los movimientos fetales son dolorosos es diferente . En estos casos, de hecho, es bueno tener siempre mucho cuidado.

Movimientos fetales dolorosos: las causas

La principal limitación y problema para comprender los movimientos fetales dolorosos, incluso antes de identificar las causas, está relacionado con lo que se entiende por dolor . Ésta, de hecho, es una realidad muy íntima, personal y variable de mujer a mujer. A menudo, existe el riesgo de considerar normal una condición dolorosa cuando en realidad no debería serlo. También por este motivo es fundamental abordar con conciencia la comprensión de los movimientos fetales y los fenómenos dolorosos asociados a ellos.

Aunque los movimientos del feto dependen de muchos factores, es normal que con el paso de las semanas se intensifiquen , tanto es así que a partir de la vigésimo cuarta semana de gestación suelen ser perceptible también externamente y detectable por la pareja.

Las mujeres sienten los movimientos fetales como una patada, un susurro o un golpe, y esta actividad puede causar dolor o malestar en las costillas, el abdomen y la vagina. Éstos son provocados tanto por el aumento de tamaño del feto , como por el desarrollo de los músculos que, al fortalecerse, hacen que el mismo movimiento sea más molesto y perceptible.

El dolor de los movimientos fetales, por tanto, es un dolor localizado que puede ser agudo o sordo y que puede provocar entumecimiento en la zona afectada. Los movimientos fetales dolorosos dependen de cómo esté posicionado el bebé (e inicialmente también de la posición de la placenta ) y, si permanece en una posición específica, esto puede generar dolor en la parte del cuerpo de la madre involucrada.

En la gran mayoría de los casos, los movimientos fetales dolorosos no son un problema y no son un síntoma de que algo vaya mal . Sin embargo, pueden confundirse con otros dolores o, nuevamente, los movimientos fetales pueden aumentar la percepción de otras molestias, como en el caso del desprendimiento de placenta o ruptura del útero.

Aunque son afecciones poco frecuentes, los movimientos fetales dolorosos pueden ser una señal temprana de estas afecciones graves, y acudir al hospital será esencial para proteger la salud de mujeres y niños.

¿Cuándo ocurren los movimientos fetales dolorosos?

Generalmente, los movimientos fetales ocurren principalmente por la tarde y por la noche , por dos razones. En primer lugar porque durante el día el bebé tiende a dormir más (y por tanto a ser menos activo), pero también porque durante el día las futuras madres suelen estar más ocupadas y percibir menos los movimientos de su hijo.

Los dolores de los movimientos fetales, por tanto, son más evidentes en la tarde y en la noche, pero es importante poder distinguir si son dolores relacionados con los propios movimientos , y por tanto tienden a ser inofensivos, o si el dolor es el signo de algún problema más grave sobre el que intervenir.

¿Cuándo preocuparse?

Es importante comprender cómo reacciona tu cuerpo a los movimientos del feto y cuándo estos son molestos y soportables y cuándo, en cambio, causan una condición de dolor e incomodidad severos. También es útil para evaluar el efecto que causan sobre el dolor y el malestar para identificar rápidamente anomalías y cambios repentinos que puedan ser la señal de un problema más grave.

Mucho depende del período gestacional (el dolor en el tercer trimestre puede ser normal y estar relacionado con el crecimiento del feto en comparación con aquellos en una fase anterior donde las habilidades motoras del feto no deberían poder causar dolor) y, como se mencionó, de la percepción del dolor.

Un consejo útil es acostarse de lado en caso de movimientos del bebé dolorosos y ver si alivia la presión en esta posición para aliviar el dolor . Como ya se mencionó, de hecho, la mayoría de los dolores dependen de la posición que adopte el feto durante el día.

Si estos dolores son temporales y localizados, no hay por qué preocuparse y es suficiente intentar acostarse y tomar una posición más cómoda y así también favorecer el cambio de posición del feto. Por otro lado, si el dolor es insoportable , repentino , anormal y continuo , siempre es fundamental contactar con tu ginecólogo o acudir a urgencias más cercanas para investigar las causas y evitar patologías más graves y por las que intervenir con prontitud.

Lo último en Bebés

Últimas noticias