Consejos básicos para tratar la dermatitis atópica

Consejos básicos para tratar la dermatitis atópica
dermatitis-5

Muchos son los niños que tienen lo que se conoce como dermatitis atópica, que es una enfermedad de la piel que se identifica porque esta es especialmente irritable, seca e incluso con problemas de escamación. El hecho de que no exista un curación aún obliga a que los padres pongan especial cuidado y atención a este trastorno de sus hijos, en pro de que se pueda encontrar totalmente controlado.

Para lograr dicho objetivo, nada mejor que seguir algunas de las principales indicaciones que al respecto ha dado a conocer ADEA (Asociación de Familiares y Pacientes de Dermatitis Atópica):

1-Higiene perfecta

De manera indiscutible, la medida quizás más importante que hay que seguir a rajatabla en pro de evitar que esa patología empeore es que la piel esté siempre limpia, pues así se logrará que no aparezcan infecciones. Por eso, hay que bañar al niño a diario teniendo en cuenta una serie de pautas muy importantes, tales como estas:

  • Debe llevarse a cabo siempre con agua templada, pues la excesivamente caliente perjudica el trastorno.

  • No debe durar más de cinco minutos.

  • Es necesario que se recurra a utilizar un gel recomendado para ese tipo de piel, que podrá ser indicado por el pediatra o por el dermatólogo.

  • A la hora de secar al pequeño, nunca hay que hacerlo con fuerza y tampoco frotando pues eso la irritaría aún más.

  • Después del baño se le debe aplicar la crema hidratante o el tratamiento específico que haya determinado el médico.

dermatitis-1-1

2-Hidratación constante

Por supuesto, otra de las normas fundamentales que hay que llevar a cabo a rajatabla en pro de lograr que el problema de la dermatitis atópica esté bajo control es el de hacer que la piel esté perfectamente hidratada. Por regla general, el dermatólogo vendrá a indicar cual es el tipo de emoliente que se debe usar al respecto.

3-Ropa adecuada

Los tejidos con los que estén hechas las prendas de ropa que utiliza el menor también pueden perjudicar el estado de la piel, la pueden volver mucho más escamosa, seca e incluso más irritada. De ahí que sea necesario tener en consideración que se le debe vestir al niño con piezas que sean 100% algodón, ya que este material no resulta en absoluto peligroso al respecto.

En este caso, hay que exponer que el pequeño que tenga este problema no debe llevar nunca ni ropa que esté hecha con lana ni tampoco con fibras sintéticas.

dermatitis-3

4-Evitar que se rasquen

Por supuesto, ni que decir tiene que también es necesario que los padres vigilen en todo momento a sus hijos para evitar que puedan rascarse las zonas que tengan más enrojecidas o que lo hagan con mucha energía porque es la manera de lograr que no puedan infectárselas o empeorarlas.

La alternativa que tienen al alcance de la mano es que cuando tengan la sensación de que les pica mucho, se les pongan unas compresas de agua fría que les aliviarán de manera contundente.

5-Constancia

Por supuesto, ni que decir tiene que otra de las claves fundamentales al respecto es que se sea muy constante en cuanto a poner en práctica todas y cada una de las indicaciones otorgadas por el dermatólogo. Y es que esta es la forma de que el tratamiento establecido pueda surtir efecto, se minimice el estado de la mencionada inflamación de la piel y esta mejore mucho.

dermatitis-1

Otras recomendaciones

Además de todo lo expuesto, no podemos pasar por alto otra serie importante de consejos muy útiles también para tener bajo control a la dermatitis atópica. Nos estamos refiriendo a recomendaciones como estas:

  • Es fundamental que la vivienda esté siempre libre de polvo.

  • No menos importante es seguir una dieta sana, completa y equilibrada en la que no estén presentes alimentos que se considera que pueden irritar aún más la piel. Nos estamos refiriendo, por ejemplo, a los huevos, a los cacahuetes e incluso al chocolate.

  • De igual modo, es necesario que los padres estén muy atentos a la evolución del trastorno de la piel y a si hay determinadas circunstancias o elementos que desencadenan los brotes más fuertes. Y es que si se descubre algún factor que la empeora se podrán tomar las medidas oportunas para eliminarlo de la vida diaria del pequeño.

  • Por supuesto, también es imprescindible que el propio menor afectado sea informado, de una manera que lo entienda, de que tiene un problema en la piel y que debe evitar determinadas acciones, tales como rascarse de manera enérgica, en pro de no empeorarlo. Al hacerlo así también se podrá conseguir que por sí mismo pueda dar cuenta a sus papás de cuando necesita que se le aplique la crema que le han recetado o de cuando ha empeorado su estado.

  • A todo esto hay que añadir, además, la importancia de tener cuidada la climatización en el hogar porque una temperatura demasiado elevada tampoco beneficia a la piel del pequeño.

Lo último en Bebés

Últimas noticias