Cuidados del bebé

Cómo muestra el cariño el recién nacido

cariño recién nacido
Así es como el recién nacido se expresa y muestra cariño

Cómo muestra el cariño el recién nacido. Incluso un bebé que tiene apenas días o semanas se comunica. Quizás no todavía con palabras sino con gestos, miradas, llantos y lágrimas. He aquí cómo interpretar esa manera de comunicarse.

Cómo muestra el cariño el recién nacido

Ser padres es una experiencia única que como tal debe ser vivida con la mayor intensidad posible, pero sólo viviéndola es posible comprenderla, y entender todos los significados relacionales que cada día, hora tras hora, se construyen en esta nueva vida para dos, nosotros y nuestro hijo.

Al principio hay una dificultad objetiva para entender sus necesidades y sus llantos parecen todos iguales, pero luego solo el amor de unos padres puede ser capaz de interpretar no solo el llanto en todas sus diferentes facetas y formas de comunicación, sino también las sonrisas, gestos, movimientos faciales, contractura de los labios, etc.

Los niños, aunque sean muy pequeños, pueden ponerse en contacto con nosotros de inmediato, usando todas las herramientas que tienen a su disposición, veamos cuáles y cómo usarlas mejor.

Voz y llanto

El recién nacido reconoce nuestra voz, y lo veremos por que se intentará dar la vuelta en cuanto entramos en su habitación y le hablamos en voz baja, además de sacudir, abrir y cerrar sus manitas, sonreirá y nos buscará hasta que sus ojos se encuentren con los nuestros.

Como se anticipó anteriormente, existen muchos tipos de llanto, el de llamar la atención únicamente, el doloroso por cólicos persistentes, el nervioso por hambre o porque acaba de terminar una “necesidad fisiológica” y con razón se siente incómodo y quiere llorar. Sin embargo, poco a poco nuestro oído afinará el reconocimiento y sabrá distinguir los diferentes tipos.

Mira

Su mirada dice mucho, a pesar de que muchos estudiosos afirman que tardan un poco en reconocernos, en realidad los niños saben reconocer a su madre muy rápido, la miran fijamente, hacen y dan sonrisas que sinceramente no parecen “movimientos involuntarios”, ¿sino por qué entonces son tan fuertes en respuesta a los nuestros?

El recién nacido es capaz de reconocer la cara de la madre y la del padre al cabo de unas semanas, pero lo primero que reconoce de nosotros es nuestro olor, no es casualidad que tras el parto sea importante colocárnoslos encima en el llamado «piel con piel».

Objetos transaccionales

La madre está presente, pero a veces se aleja del niño, por lo que el niño la busca y la encuentra en objetos que la reemplazarán, estos se llaman objetos transaccionales. En los «momentos críticos» hay, pues, quien se lleva el dedo a la boca, quien busca el chupete, quien elige un peluche o quizás una manta pequeña.

Brazos extendidos

Un fuerte mensaje de recuerdo y atención de nuestros hijos cuando son pequeños, que también es un gran gesto de cariño, es mirarnos y levantar los brazos, añadiendo luego una bonita sonrisa. ¿Significado? «Mamá o Papá, estoy feliz de verte, ¿me coges?» ¿Cómo decir no?

¡Lloro porque soy feliz!

Otras formas de amor hacia los padres pueden ser, acoger su llegada con muchos gritos agudos de alegría, seguidos sin embargo de otros tantos más desesperados y quejumbrosos, si por una u otra causa te alejas de él.

Así como si por una razón más o menos grave le entra un ataque de llanto, nada mejor que tu cálido y tranquilizador abrazo solucionará la situación, de lo contrario el abrazo de un extraño podría empeorarla.

Si además hacen tus propias caras, expresiones o imitan tus movimientos, aquí tienes otra forma sencilla y «típicamente natural» de demostrarte su inmenso amor por ti.

Lo último en Bebés

Últimas noticias