inseguridad ciudadana

La Policía Local sólo cuenta con un agente este verano para vigilar de noche Playa de Palma

Sólo un policía se ha inscrito en el refuerzo de verano nocturno para la mayor zona turística

Ante la falta de efectivos decenas de servicios se quedan sin cubrir en el resto de la ciudad para ir a este lugar

El alcalde Hila dispara en dos millones de euros el coste de las horas extra ante la falta de policías

La principal zona turística de Baleares, la Playa de Palma, huérfana de vigilancia policial

Playa de Palma
Basura en primera línea de Playa de Palma en la tarde de ayer.

La mayor zona turística de Baleares, Playa de Palma (33.000 plazas), se queda por ahora sin refuerzo policial nocturno específico, ya que sólo un agente del operativo de verano del total de 75 que lo componen, ha escogido ese horario para trabajar, cuando más conflictividad y problemas se suceden, por el alto número de turistas que acuden a los locales de ocio y se alojan en el centenar de hoteles de la zona.

En estos momentos, literalmente no hay agentes para ir a la playa de noche, porque sólo uno lo ha solicitado, y es un problema de muy compleja solución. 

Este año las previsiones de la Concejalía de Seguridad Ciudadana que lidera la concejala socialista, Joana Maria Adrover, era disponer de un dispositivo de 20 agentes, dos oficiales más un subinspector, como el año pasado.

Sin embargo, sólo un agente ha solicitado participar en el refuerzo del operativo policial de verano en horario nocturno.

Ante esta delicada situación, la unidad nocturna habitual de la Policía Local de Palma ha tenido que redoblar las horas extra de los agentes, dado que ni tan siquiera bastan para el trabajo cotidiano y ya no dan abasto.

Para ello, el equipo de gobierno presidido por el alcalde socialista, José Hila, ha engordado y redoblado el pago de horas extra, con 1,2 millones de euros más para hacer frente a esta grave carencia de recursos humanos en la Policía Local. Un dispendio que en total este año ascenderá a más de dos millones de euros, por la más que cuestionada gestión de los recursos humanos en el cuartel de San Fernando.

Esta falta de efectivos, provoca que unidades que están destinadas a otras zona se tengan que desplazar a atender incidencias en Playa de Palma u otras zonas calientes de la ciudad, caso en estos momentos, del barrio de Santa Catalina. La consecuencia derivada de esta situación es que numerosos servicios, en especial, todo lo relacionado con las numerosas quejas vecinales por ruidos se dejan de atender, y acumulan horas y horas de retraso, ya que no son consideradas prioritarias por la dirección del Cuerpo para desesperación del vecindario.

Los efectivos que prestan su servicio en horario nocturno en operativos extraordinarios que ahora se desarrollan en barrios como el de Santa Catalina los fines de semana, se pagan con horas extra, con un coste aproximado cada noche de entre 3.500 y 4.000 euros.

Lo último en OkBaleares

Últimas noticias