Patrimonio

El Consell de Mallorca miente para mantener cerrada la biblioteca histórica más importante de Baleares

Incumple el convenio firmado en 2018 con el Monasterio de la Real, alegando que no hay informe de Intervención

El PP demuestra que el informe existe y que fue firmado por el interventor en mayo de 2019

La biblioteca conserva obras manuscritas de Ramon Llull, varios incunables y la primera edición del Die Balearen

Palma pierde 54 obras de Miró que se marchan a Barcelona ante la pasividad del alcalde Hila y Armengol

Biblioteca de la Real.
Antònia Roca y Llorenç Galmés en la Biblioteca de la Real.

La Biblioteca del Monasterio de la Real, una de las más importantes de Baleares, lleva ya cuatro años cerrada a cal y canto por culpa del Consell de Mallorca gobernado por el pacto de izquierdas y que tiene a la socialista Cati Cladera como presidenta de la institución. Es la biblioteca del Monasterio donde Ramon Llull realizó varias estancias durante su periodo de formación entre 1265 y 1269 y donde escribió algunas de sus principales obras. Es, en consecuencia, el escenario del nacimiento del catalán literario.

El portavoz del PP en el Consell de Mallorca, Llorenç Galmés, y la consellera insular del mismo partido Antònia Roca denunciaron a finales de diciembre que el Consell incumplía el convenio que permitía abrir al público, estudiantes e investigadores principalmente, la biblioteca, aparte de digitalizar, organizar y catalogar el fondo documental y bibliográfico, dotar a la biblioteca de personal y hacerse cargo de su promoción y difusión.

Afirmó entonces el PP que el incumplimiento del convenio por parte del Consell «ponía de manifiesto que la cultura de Mallorca con el Pacto de izquierdas no está segura». Al mismo tiempo anunció la presentación de una moción en el Pleno de este mes para instar al gobierno insular a dar cumplimiento de forma inmediata al convenio firmado con la Congregación de Misioneros de los Sagrados Corazones sobre la cesión del uso de la Biblioteca del Monasterio de la Real.

«Es una lástima que los mallorquines no conozcan las joyas que esconde esta biblioteca por la mala gestión de la presidenta del Consell, Cati Cladera», afirmó Antònia Roca.

En el pleno donde se debatió la moción, la vicepresidenta y consellera insular de Cultura, Patrimonio y Política Lingüística, Bel Busquets, aseguró que el convenio firmado no podía aplicarse porque no tenía el informe favorable de Intervención.

Biblioteca de la Real.
El informe de Intervención.

Este martes el PP denunció que «Busquets miente para no abrir al público la Biblioteca de la Real”. Galmés señaló que “el PP ha localizado el informe de intervención general que data del 21 de mayo de 2019 donde se avala y aprueba el convenio”. En este sentido, asegura que “la vicepresidenta ha quedado retratada con su incompetencia y nula credibilidad”.

Galmés y Roca lamentan que “el Consell sólo se dedica a vender titulares y a hacer falsa propaganda”, que después “queda en papel mojado”.

Según el convenio, el Consell debe asumir los gastos corrientes para el buen funcionamiento y mantenimiento de las instalaciones, la sustitución de equipamiento informático de trabajo y consulta, la adquisición de libros y publicaciones periódicas y encuadernación de revistas, entre otras tareas.

Según declaraciones del prior del monasterio, Josep Amengual, «la biblioteca recoge historia, documentación antigua y una bibliografía de todo lo que se refiere a literatura, historia, economía, propiedades de Mallorca, que vale la pena que se pueda consultar».

Hoy en día está compuesta de dos secciones, entre ellas la Biblioteca Balear propiamente dicha, con más de 14.000 monografías de temática balear, entre las que destaca la primera edición en alemán del Die Balearen del Archiduque Luis Salvador (1869 a 1891). También incluye una colección de 400 manuscritos, entre los que destacan el Llibre del Consolat de Mar (1385) y las Constituciones del Monasterio de Santa Margalida (1320).

La completa su fondo antiguo -de obras impresas antes de 1800- formado por 1.300 volúmenes, entre los que destacan los doce incunables -obras impresas entre 1450 y 1499-, así como una colección de obras de Ramon Llull desde el siglo XVI hasta el XVIII.

La segunda sección es la Biblioteca Moragues Monlau, formada por una colección bibliográfica de 5.000 volúmenes especializada en temas de medicina, botánica médica, higiene y filosofía, que perteneció al polifacético humanista Pere Felip Monlau (1808-1874), que destacó como científico, médico e higienista así como crítico literario y diplomático.

Ramon Llull escribió en La Real obras tan importantes como  Art abreujada datrobar veritat (primera versió de l’Art), Llibre dAve Maria i el Llibre del Gentil i dels Tres savis. Ramon Llull, en su testamento, donó su biblioteca personal al Monasterio de La Real.

Lo último en OkBaleares

Últimas noticias