Conselleria de Salud

‘Caso Echenique’ en el Govern de Armengol: un alto cargo ha estado 17 años con una asistenta sin contrato

El 'número 3' de la Conselleria de Salud despidió a la empleada de hogar a la que nunca dio de alta en la Seguridad Social

La trabajadora, su hija y una amiga se enfrentan ahora a un juicio de coacciones acusadas por el alto cargo

Echenique culpable en firme por no pagar la Seguridad Social a su asistente: desiste de recurrir

Miquel Caldentey
Miquel Caldentey, segundo por la derecha, junto a la consellera de Salud, Patricia Gómez, en el centro.

El Govern balear  de la socialista Francina Armengol ya tiene su propio caso Echenique. Un alto cargo de la Conselleria de Salud ha tenido durante 17 años una empleada de hogar sin contrato  y sin estar de alta en la Seguridad Social.  Se trata del director gerente de Atención Primaria, Miquel Caldentey, el número 3 de la Conselleria de Salud que preside la socialista Patricia Gómez.

Es un caso similar aunque mucho más grave que el protagonizado por el portavoz de Podemos en el Congreso de los Diputados, Pablo Echenique, que mantuvo a su asistente personal sin contrato durante más de un año. Por ello Echenique fue condenado por el Tribunal Superior de Justicia de Aragón a pagar una multa de 11.040 euros.

En el caso de Miquel Caldentey, la empleada de hogar ha estado sin contrato durante 17 años. El caso tiene otra particularidad y es que Caldentey, lejos de asumir culpas por esta irregularidad, ha actuado judicialmente contra la empleada de hogar y otras dos personas cuanto estas le han presionado a pagar una indemnización de 10.000 euros.

La empleada de hogar es una mujer nacida en Colombia, de iniciales M. F., que estuvo trabajando en la casa de la madre de Caldentey desde el año 2003 hasta febrero de 2021, cuando por motivos particulares tuvo que desplazarse a su país durante un mes.

Al regresar a Mallorca fue despedida por Caldentey y se quedó sin trabajo y derecho a percibir prestación al no haber tenido nunca un contrato de trabajo ni estar de alta en la Seguridad Social. Tampoco percibió indemnización alguna por su despido.

La hija de M.F. decidió entonces enviar un whatsapp a Miquel Caldentey, el 18 de marzo de 2021, exigiéndole el abono de 10.000 euros como compensación para su madre por el despido y le amenazó con presentar denuncia en la Seguridad Social si no recibía el dinero. Al tratarse de un cargo público, también le amenazó con acudir a la prensa para denunciar que su madre había estado trabajando 17 años como empleada de hogar sin contrato y sin Seguridad Social.

Una tercera mujer vinculada a las otras dos llamó por teléfono a Caldentey para presionarle a pagar los 10.000 euros.

La reacción del director gerente de Atención Primaria fue no pagar ninguna cantidad y, además, denunciar los hechos ante la Policía Nacional acusando a las tres mujeres de coacciones.

Ahora, la empleada de hogar despedida, su hija y la amiga de ambas se enfrentan a un juicio acusadas de un  delito leve de coacciones previsto y penado en el artículo 28 del Código Penal.

La Fiscalía solicita una pena de tres meses de multa con cuota diaria de 15 euros y responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago al entender que estamos ante un delito leve de coacciones.

El alto cargo del Govern podría ser sancionado, como le sucedió a Echenique, por la Seguridad Social por tener a una trabajadora sin dar de alta.

Miquel Caldentey ya fue noticia en 2020 al ser una de las personas con alto cargo en el Govern de Armengol que se saltó el turno de vacunación. Recibió  una de las primeras 165 dosis que llegaron a Baleares. Estas dosis estaban destinadas a los mayores de las residencias.

La consellera de Salud, Patricia Gómez, salió entonces en defensa de Caldentey y de los otros altos cargos que se habían colado en el proceso de vacunación alegando que al ser Navidad algunos usuarios de las residencias de mayores se encontraban con sus familias y que por ello sobraron vacunas.

Lo último en OkBaleares

Últimas noticias