La restaurantes andaluces entran en fase 2 hartos de Sánchez: «Muy mala información y ninguna ayuda»

Seis de las ocho provincias de Andalucía ya están en fase 2. Todas, menos Málaga y Granada, castigadas sin sentido por el Gobierno de Pedro Sánchez. OKDIARIO ha paseado por Sevilla para conocer de primera mano cómo están viviendo la ‘nueva normalidad’ en una industria hostelera que se ha mostrado muy harta del Gobierno de Pedro Sánchez.

Los hosteleros se han adaptado a esta fase 2. Carteles que instan a los clientes a darse prisa en consumir, distancia de seguridad entre mesas, puntos en la barra para no acercarse demasiado, dispensador de geles… Todo esta listo ya en las provincias andaluzas que sí han pasado de fase para que los clientes puedan, entre otras cosas, consumir en el interior del local. Sin embargo, lo cierto es que, pese al calor, la inmensa mayoría de sevillanos han preferido seguir en la terraza, pese a tener ya la posibilidad de tomar algo en el interior del local.

«Ha sido bastante duro», es una de las frases más pronunciadas por los hosteleros andaluces que han hablado con OKDIARIO, que recuerdan que son «un sector muy castigado» y que, pese a estar contentos por poder volver a abrir, sienten una gran «falta de información» debido, explican, a que hay demasiada y mal sintetizada, y absolutamente «ningún tipo de ayuda por parte del Gobierno». Los hosteleros, de este modo, se han sentido completamente abandonados por Pedro Sánchez.

Iván, del bar Conservatorio en Triana, abría este lunes su nuevo local. Para él no se trataba de una reapertura, sino de una apertura en toda regla… que se ha retrasado varios meses con todas sus consecuencias: «El cofinamiento lo hemos pasado en casa sin ningún tipo de ayuda y llegando ya al límite de nuestras fuerzas. Gracias a Dios tenemos una nueva oportunidad. Ahora tenemos mucha incertidumbre y muchos gastos debido a este acontecimiento: se ha tenido que formar a los empleados, se han instalado todas las medidas de protección, se han hecho las inspecciones oportunas, se ha tenido que comprar una máquina de ozono, aunque ni siquiera sabemos si funciona bien para el coronavirus».

Seis millones de andaluces en fase 2

Cerca de seis millones de andaluces entrarán este lunes, 25 de mayo, en la fase 2 dentro del proceso de desescalada dispuesto ante la pandemia provocada por el coronavirus, es decir, aquellos de las provincias de Almería, Cádiz, Córdoba, Huelva, Jaén y Sevilla, tal y como autorizó el Ministerio de Sanidad el pasado viernes, mientras que las provincias de Málaga y Granada se mantendrán en la fase 1, nivel al que accedieron una semana después que los otros territorios.

Al igual que ocurrió hace dos semanas, el Ministerio de Sanidad no ha atendido la petición de la Junta de Andalucía para que las ocho provincias de la comunidad avancen a la vez de fase, y ha decidido dejar a Málaga y Granada que permanezcan la próxima semana en la Fase 1, en la que llevan siete días menos que las otras seis, bajo el criterio de que se debe seguir un mínimo de 14 días en la misma fase antes de promocionar a la siguiente.

Así lo trasladó el pasado viernes, en rueda de prensa, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, quien, al ser preguntado por el caso de Málaga y Granada, apuntó que «uno de los criterios para pasar» de fase «era haber estado un mínimo de 15 días en cada fase», un requisito que se quiere mantener «homogéneo» para «toda España» para conocer la evolución de la pandemia en esos periodos de dos semanas en la misma etapa del desconfinamiento.

En la misma línea, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, defendió este sábado a preguntas de la prensa en rueda de prensa que ambas provincias andaluzas «deben permanecer» una semana más en la fase 1 por «un principio de prudencia y precaución».

Sin embargo, el presidente de la Junta, Juanma Moreno, ha trasladado este domingo a Pedro Sánchez, en la habitual videoconferencia de presidentes de los domingos de estado de alarma, la «insatisfacción» del Ejecutivo andaluz por esta decisión de Sanidad, que, a su juicio, daña la imagen de ambos territorios eminentemente turísticos, por lo que ha pedido al jefe del Gobierno socialista que la rectifique, entendiendo además que tanto Málaga como Granada cumplen con los criterios epidemiológicos y de capacidad asistencial marcados por el Ministerio, incluso mejor que otras provincias que sí están en la fase 2.

Fase 2

A partir de este lunes, 25 de mayo, en las provincias que pasan a Fase 2 se podrá circular en grupos de máximo 15 personas, siempre manteniendo la distancia social o medidas de protección, y las personas de hasta 70 años podrán realizar la actividad física no profesional en cualquier franja horaria, a excepción de la comprendida entre las 10,00 y las 12,00 horas, y entre las 19,00 y las 20,00 horas, que queda reservada a los mayores de 70 años.

Las piscinas recreativas podrán abrir con cita previa, un aforo máximo del 30% o cumpliendo la distancia de seguridad. Se organizarán además horarios por turnos, sin que se pueda hacer uso de las duchas de los vestuarios ni de las fuentes de agua.

En las playas, los bañistas deberán hacer un «uso responsable cumpliendo con las recomendaciones y normas», y se permite la práctica de actividades deportivas, profesionales o de recreo, «siempre que se puedan desarrollar individualmente y sin contacto físico».

En cuanto a la hostelería, podrán reabrir al público los establecimientos de hostelería y restauración para consumo en el local, salvo las discotecas y bares de ocio nocturno, siempre que no superen el 40% de su aforo.

Los centros y parques comerciales podrán abrir con un aforo máximo del 30% de sus zonas comunes, y del 40% en cada uno de los establecimientos comerciales, mientras que los establecimientos y locales comerciales minoristas y de actividades profesionales pueden reabrir al público con independencia de su superficie útil de exposición y venta, siempre que se reduzca al 40% el aforo en cada una de las plantas de las que conste y que garantice una distancia mínima de dos metros entre clientes.

Los velatorios podrán realizarse en todo tipo de instalaciones, públicas o privadas, con un límite máximo de 25 personas en espacios al aire libre o 15 personas en espacios cerrados, sean o no convivientes. Los entierros y cremaciones se restringen a un máximo de 25 personas, entre familiares y allegados. El aforo máximo de los lugares de culto pasa además de un tercio a un 50%.

Las ceremonias nupciales y otras celebraciones religiosas, igualmente, podrán realizarse en todo tipo de instalaciones, con un aforo del 50% y sin superar las 100 personas en espacios al aire libre o las 50 personas en espacios cerrados.

Además, la comunidad autónoma podrá permitir en su ámbito territorial la realización de visitas a los residentes de viviendas tuteladas, centros residenciales de personas con discapacidad y centros residenciales de personas mayores.

Lo último en España

Últimas noticias