Los médicos andaluces estallan ante las mentiras de Sánchez: «Tenemos base legal para negarnos a trabajar»

rebrote
Los hospitales de España se preparan para un posible rebrote de la epidemia

Las mentiras de Sánchez están agotando la paciencia de unos sanitarios andaluces que se juegan su vida cada día ante la falta de materiales de protección contra el coronavirus. Pese a que el Gobierno ha prometido 800.000 mascarillas a Andalucía, apenas han recibido 250.000, lo que deja a los profesionales sanitarios desprotegidos. Por ello, el Consejo Andaluz de Colegios de Médicos (CACM) ha aprobado una propuesta que confirma que «el médico sin medios de protección, cuando aprecie riesgo vital hacia su persona, tiene base legal y deontológica para abstenerse de actuar».

Se trata de una propuesta de informe de la Comisión de Deontología y Ética sobre la obligación ética y deontológica del facultativo médico de actuar sin las medidas de prevención adecuadas en la situación actual de pandemia por SARS-CoV-2 en una actividad médica asistencial. Los Colegios de Médicos de Andalucía plantean que «cada caso exige realizar una valoración clínica, legal y ético-deontológica específica. Primará la valoración clínica del caso concreto en la que será determinante la valoración riesgo/beneficio de la actividad asistencial. Ahora bien, el médico sin medios de protección, cuando aprecie riesgo vital hacia su persona, tiene base legal y deontológica para abstenerse de actuar«.

El Consejo Andaluz de Colegios de Médicos ha informado del contenido del informe a través de un comunicado, que tiene conclusiones como que «el profesional debe informar a su superior (o al Servicio de Preventiva o al personal designado en materia de protección o prevención de riesgos laborales) que no existen las medidas adecuadas de prevención y que de esta contingencia se deriva tanto un riesgo para la salud del trabajador como para la del paciente al que asiste».

El informe concluye que «la responsabilidad última de la falta de los equipos de protección individual (EPIs) para el personal sanitario recae únicamente en el Ministerio de Sanidad».

La recomendación del informe del Colegio de Médicos apunta la posiblidad de advertir de las circunstancias de falta de protección a que «puede anotarlo en la historia clínica -documento médico legal- como nota subjetiva o en el cuerpo de la historia».

«Ante la carencia de medios de protección, si la actividad asistencial es programada, y por tanto potencialmente demorable, y siempre que la situación omisiva no genere un riesgo para la salud del paciente, el profesional puede negarse a actuar amparado en una situación de riesgo, hecho que debe anotar en la historia y trasladar a su superior jerárquico», ha trasladado el Consejo Andaluz de Colegios de Médicos.

Aunque a este planteamiento genérico, el informe traslada que «si la actividad médica asistencial es urgente, o bien programada, se carecen de medios de protección, y la omisión de la actividad asistencial puede comportar un grave riesgo para la salud del paciente, se abre un abanico de posibilidades».

«La realidad actual nos traslada que los médicos, lejos de acogerse a preceptos legales o deontológicos que pudieran eximirles de intervenir, vienen adoptando libremente criterios éticos que les honran, no abandonando a los pacientes exponiendo su salud y sus vidas de modo heroico. No obstante, la decisión final será siempre personal y el médico se encontrará sólo ante su conciencia y su nivel de compromiso con el paciente. El médico puede asumir los riesgos que estime oportunos, con la única limitación que le imponga el Jefe del Servicio o la dirección médica, los daños a terceros y por supuesto y por encima de todo, la voluntad del paciente, expresada en ese instante o en un documento de voluntades anticipadas», ha trasladado el informe.

Lo último en España

Últimas noticias