OKENTREVISTA

Javier González de Lara, presidente de CEA: «El Covid ha arrasado el 5% del tejido productivo andaluz»

Javier González de Lara, presidente de CEA.
Javier González de Lara, presidente de CEA.

Javier González de Lara, presidente de CEA (Confederación de Empresarios de Andalucía), ha pasado revista con OKDIARIO de cómo se presenta el año 2021. Año 1 después del Covid. Un coronavirus, que ha arrasado, tal y como ha señalado González de Lara, el 5% del tejido productivo andaluz, lo que ha provocado la desaparición de entre 17.000 y 20.000 empresas en una región que, según cálculos de CEA, necesita 100.000 empresas más para igualar la media nacional.

González de Lara ha aplaudido también a la Junta de Andalucía de Juanma Moreno, de la que asegura que ha creado un clima «más favorable» para el empresario. «Siendo honesto debo reconocer la voluntad de este Gobierno autonómico de facilitar la labor de los empresarios y la viabilidad de las empresas», ha señalado el presidente de CEA a OKDIARIO. Eso sí, los empresarios andaluces aún tienen importantes reivindicaciones, como la de lograr una mayor agilidad la tramitación medioambiental de los proyectos. En este sentido, González de Lara ha asegurado que «seguiremos reclamando ayudas sectoriales».

Pregunta: ¿Cómo prevé la creación de empresas en Andalucía de cara a 2021?

Respuesta: Mi mayor preocupación hoy es cómo se mantendrán las empresas andaluzas en 2021; cómo van a sobrevivir en este escenario abierto, de incertidumbre. Por desgracia, no es la creación de empresas el horizonte al que nos enfrentamos, sino el heroico mantenimiento de la actividad productiva en Andalucía y en el resto de España.

Sin conocer aún el efecto de la vacuna en la sociedad andaluza, ni el de una posible tercera ola de la pandemia, nuestra energía desde la patronal andaluza está bien focalizada en cómo aunar esfuerzos y criterios para auxiliar a las pymes y los autónomos andaluces, cuya viabilidad está seriamente comprometida. Hemos cerrado 2020 con el 5% del tejido productivo andaluz arrasado. Le estoy hablando de la desaparición de entre 17.000 y 20.000 empresas en la región. El éxito en 2021 será mantener la actividad; construir la recuperación.

P: ¿Ha mejorado el marco para crear una empresa en Andalucía con el cambio de gobierno en la Junta?

R: Sin duda hay un amplio margen de mejora aún. Entre las mejorías incontestables, dos leyes aprobadas antes de la declaración del estado de alarma en marzo: la modificación de la ley de proyectos estratégicos y el decreto ley 2/2020, encaminado a la mejora y simplificación de la regulación para el fomento de la actividad productiva en Andalucía. Ambas cuestiones, unidas a otras medidas fiscales, como la supresión del impuesto de sucesiones y la bajada del impuesto de actos jurídicos documentados redunda en un clima más favorable para el empresario y, con ello, para la creación de empleo.

«Debo reconocer la voluntad de este Gobierno autonómico de facilitar la labor de los empresarios y la viabilidad de las empresas»

¿Es esto todo lo que esperamos desde CEA? Ciertamente, no. Todavía es insuficiente. Comprendo que el contexto de la pandemia ha alterado lógicamente plazos y metas. Pero necesitamos más ambición en materia de Medio Ambiente; en Urbanismo y Ordenación del Territorio. En síntesis, necesitamos afrontar con mayor agilidad la tramitación medioambiental de los proyectos simplificándolos y haciendo de Andalucía un territorio más competitivo empresarialmente.

P: ¿Ha cumplido la Junta de Andalucía con las promesas que os ha venido haciendo?

R: Siendo honesto debo reconocer la voluntad de este Gobierno autonómico de facilitar la labor de los empresarios, la viabilidad de las empresas. De hecho, las reformas legislativas y fiscales que le he señalado antes caminan en esa dirección. Es justo señalar la escucha del Ejecutivo y poner en valor la interlocución constante con la patronal andaluza y el diálogo con el empresariado como herramienta para la toma de decisiones.

Permítame que le señale que el Plan de Apoyo a Pymes y Autónomos firmado por CEA con la Junta, ATA y las Cámaras de Andalucía ha sido un hito en toda España. Su dotación, casi 667 millones de euros, que supone el doble de todo lo aportado por el resto de comunidades autónomas en toda la pandemia, es fruto de esa negociación; de esa escucha y diálogo ininterrumpidos. Ahora bien, en el contexto de esta crisis sanitaria y social, durante la que los empresarios hemos vivido una limitación sin precedentes del ejercicio de la actividad económica, quedan avances y reclamaciones pendientes. Y seguiremos reclamando ayudas sectoriales.

«El gran acierto de un gobierno debe ser situar a la empresa en el centro de la toma de decisiones»

P: ¿Cuál es el mayor riesgo y el mayor catalizador para crear una empresa en Andalucía?

R: Mire, en ambos casos la respuesta es la misma: la confianza. El mayor riesgo es su ausencia. El mayor revulsivo, que esa confianza sea sólida, esté bien cimentada y sostenida a medio y largo plazo. La confianza, con la seguridad jurídica y la certidumbre económica que lleva aparejada, es la clave del mercado en Andalucía y en cualquier territorio. Por desgracia, y aunque esperamos que sea así por el menor tiempo posible, aún deben recuperarla los inversores en esta era Covid-19.

P: ¿Qué tiene a su favor Andalucía para reconstruir esa confianza?

R: Aunque pudiendo crecer en todo, nuestra Comunidad tiene las infraestructuras, los recursos humanos, movilidad y conectividad; tiene la bondad de su clima, de los recursos naturales y una normativa que, insisto, puede seguir avanzando para ser más pro empresarial, que no es más que ponerse del lado de los andaluces que creen en su proyecto y quieren innovar y apostar por él. El gran acierto de un gobierno debe ser situar a la empresa en el centro de la toma de decisiones.

La densidad de nuestras empresas sigue siendo una de nuestras asignaturas pendientes

P: ¿Por qué apenas hay grandes empresas en Andalucía?

R: Tenemos que dar respuesta a las tres D de la competitividad actual de las empresas andaluzas: densidad, dimensión y diversificación de la acción empresarial ante el cambio constante y globalizado. La densidad de nuestras empresas sigue siendo una de nuestras asignaturas pendientes y un objetivo prioritario para el desarrollo de Andalucía.

La crisis Covid-19 ha evidenciado que aún hacen faltan más de cien mil empresas en nuestra tierra para igualar la media nacional, a pesar de que contamos con medio millón de empresas en activo. Pero no es suficiente puesto que para la competitividad empresarial cada vez pesará más la dimensión de las empresas, su tamaño. Por tanto, necesitamos más empresas, pero también mejor dimensionadas por cuanto nuestro tejido empresarial sigue aún bastante atomizado, con el predominio de pymes y micropymes.

«Hacen faltan más de cien mil empresas en nuestra tierra para igualar la media nacional»

Esta es una tarea de mejora de la competitividad, que no está de manera exclusiva en manos de los empresarios, si no que requiere para su consecución derribar muchas barreras: fiscales, laborales y, sobre todo, burocráticas. Es necesario impulsar el diseño de políticas que fomenten el redimensionamiento empresarial, a fin de estimular las decisiones empresariales que impliquen ganar tamaño a través de concentraciones y clústeres sectoriales. En definitiva, Andalucía ha prosperado mucho en los últimos años en el censo de sus grandes empresas, pero aún es insuficiente dado el tamaño y el nivel de población de nuestra Comunidad Autónoma.

Lo último en España

Últimas noticias