Running

Cómo afrontar una carrera con lluvia

Cómo afrontar una carrera con lluvia
carreralluvia
0 Comentar

Uno de los factores que más pueden influir sobre el rendimiento de los atletas en una carrera es el clima. Además se trata de algo que difícilmente se puede combatir. En este caso vamos a centrarnos en la lluvia. Consigue alterar la percepción del ritmo al que se corre y también afecta a la regulación de la temperatura corporal. Por eso en este artículo te enseñamos cómo afrontar una carrera con lluvia.

Procura mantenerte lo más seco posible antes de comenzar. Será inevitable que no te mojes, pero si es posible haz el calentamiento en un sitio cerrado. Resulta muy incómodo esperar a que den la salida mojado y sin apenas moverte. Puedes pasar un rato bastante incómodo a consecuencia de la temperatura corporal. Para no sufrir los efectos de la lluvia antes de empezar procura cubrirte el torso con un plástico o una bolsa grande.

Los pantalones, las camisetas y las zapatillas mojadas conseguirán que se incremente el riesgo de sufrir rozaduras. Se producen a consecuencia de la fricción entre la piel y un elemento externo, que en este caso será la ropa. En la zona de los muslos suele ocurrir que también se produzca este problema por el roce de piel con piel. Con el paso de los minutos comprobarás como esa rozadura va a más y el dolor se acabará convirtiendo en insoportable. Se recomienda untar vaselina en zonas como las axilas, pezones y muslos.

Aunque no resulte muy frecuente, en las carreras de resistencia permanecer mucho tiempo con la ropa mojada puede llegar a convertirse en algo muy molesto. Por eso podrías hablar con un familiar o amigo para que te proporcione ropa seca en algún punto del recorrido. Perderás unos segundos en cambiarte que no afectarán para nada a tus marcas, ya que lo más probable es que te encuentres más cómodo.

Debido a las precipitaciones caídas es posible que las calles se encuentren con charcos y más resbaladizas. Esto implica un riesgo para los corredores. Presta atención a la superficie sobre la que vas corriendo y a la hora de tomar las curvas ten cuidado. Es aquí donde suelen producirse muchos percances, sobre todo en las cerradas.

Sería un error muy grave participar en una competición con reproductores musicales o con los teléfonos móviles sabiendo que estos no se encuentran preparados para la lluvia. Intenta protegerlos con algún plástico o dejarlos en casa. Aunque te cueste participar sin ellos, será la mejor decisión que puedas tomar, sobre todo para no llevar un disgusto a mitad de carrera.

Nada más acabar la prueba acabarás totalmente empapado, de la cabeza a los pies. Esto provocará que haya serias dificultades para el sistema termorregulador. De ahí que lo mejor sea darse una ducha de agua bien caliente o cambiarse la ropa lo antes posible. Ponte una vestimenta seca y abrigo extra. Tampoco hay que olvidarse de llevar siempre un par de zapatillas de repuesto. Nuestros pies agradecerán el calzado sin humedad.

Estos son algunos de los principales consejos para correr con lluvia en una competición.

Noticias relacionadas

Los más vendidos

Etiquetas

Últimas noticias