Netflix

‘Fragmentos de una mujer’: una de las películas más prometedoras de 2021 llega a Netflix

Netflix ha estrenado ‘Fragmentos de una mujer’ y se ha colocado rápidamente entre las más vistas de la plataforma.

La maquinaria de Netflix no frena y cada vez son más las producciones propias que nos regala. Enero prometía una larga lista de estrenos; siendo ‘Fragmentos de una mujer’ una de las cintas más esperadas de la plataforma, la cual no ha defraudado en su aterrizaje dentro del streaming. Un drama cargado de veracidad que destaca por su maestría de la técnica cinematográfica.

El filme nos presenta una pareja que, ante un parto inminente, tienen que afrontar uno de los momentos más duros de su vida. Vanessa Kirby y Shia LaBeouf protagonizan esta película, que cuenta con una nueva alianza entre la guionista Kata Wéber y el director Kornél Mundruzcó. Una convergencia artística que llega por primera vez a Netflix, siendo su obra más comercial hasta la fecha. Sin embargo, la plataforma de vídeo demanda no limita su propuesta, dejando espacio para la creatividad y la diferenciación narrativa que han marcado la trayectoria de estos cineastas.

La película ha entrado directamente entre las mas vistas del streaming y la crítica la ha acogido con los brazos abiertos. La actuación de Kirby le valió para ganarse el premio a mejor actriz en el Festival de Venecia y ya suena para la gala de los Oscar, siendo tan solo uno de los muchos reclamos cualitativos que transmite ‘Fragmentos de una mujer’ con absoluta autoridad cinematográfica. Estamos, por tanto, ante una de las producciones de Netflix que más repercusión generará en las próximas entregas de premios.

Maestría audiovisual, un plano secuencia para la posteridad

Las dos horas que dura ‘Fragmentos de una mujer’ están cargadas de veracidad y una puesta en escena sobrecogedora. Sin embargo, si hay algo que se ha llevado la admiración de todos los que han visto ya la película, es el plano secuencia de 30 minutos con el que arranca la obra. Se trata de una de las demostraciones más claras de calidad narrativa en mucho tiempo, en lo que se refiere a la dirección, la fotografía o la interpretación.

La escena recoge el parto inicial sobre el que se construye el resto del filme y lo hace sin cortar en un solo momento. El plano secuencia parte de una propuesta sencilla, para adentrarnos en un crescendo emocional que deriva en un abrumador estrés. Vivimos con los personajes la tensión y la ansiedad generada a cada acontecimiento, dejándonos llevar en tiempo real por la complejidad que puede entrañar el nacimiento de un bebé.

Más allá de la carga dramática del momento, el poderío cinematográfico de Kornél Mundruzcó impide que el espectador desconecte de la narrativa a la que está siendo expuesto. Durante media hora, la respiración del público pasa de la tranquilidad al nerviosismo, sin poder apartar la mirada de la pantalla. Un mérito que, tanto por duración como por complejidad técnica, se antoja como uno de los éxitos más notables de la cinta: sirviendo de punto de partida para el resto de la historia.

Este recurso se convirtió hace unos años en una técnica audiovisual que se explotó hasta la saciedad. No obstante, en lugar de ser una excusa gratuita para destacar por encima del resto de producciones, en ‘Fragmentos de una mujer’ esta escena está totalmente justificada. La veracidad inherente a este estilo narrativo es esencial para presentarnos el resto de elementos argumentales sobre los que va a girar la cinta. Por lo tanto, técnica y guion convergen en un grado de excelencia al que el público de Netflix no está acostumbrado.

Veracidad interpretativa y profundidad narrativa

Puesto que la veracidad es el máximo reclamo de ‘Fragmentos de una mujer’ y Kornél Mundruzcó sienta las bases en el primer acto de la cinta, el resto del filme había de mantener los cimientos fijados. Sin grandes giros de guion o reclamos propagandísticos, la película opta por adentrarse en la psicología de sus personajes: sin buenos, ni malos. De esta forma, Kata Wéber se asegura de que cada uno juegue su papel, afrontando el dolor a su manera y dejando claro que no hay un solo camino a la hora de superar una fase de duelo.

El elenco de actores presenta una interpretación notable; no obstante, tanto Vanessa Kirby como Shia LaBeouf destacan con solvencia. Desde el primer momento, vemos una conexión entre ambos que va acorde a las exigencias dramáticas del plano secuencia. Ahora bien, conforme la película va avanzando, los dos demuestran, cada uno en su papel, por qué merecen el reconocimiento de la industria.

‘Fragmentos de una mujer’, además, no se queda en lo más comercial, dejando de lado todos aquellos elementos de guion que la habrían hecho triunfar de la noche a la mañana en las redes sociales. Juega con las metáforas y ahonda poco a poco en sus personajes, potenciando constantemente dicha veracidad. Es una propuesta poco común en Netflix, pero que, dado el volumen de visualizaciones, es posible que fije un punto de inflexión en el streaming.

Lo último en Tráiler

Últimas noticias