Los Reyes visitan las localidades de Orihuela y Los Alcázares para apoyar a los vecinos tras la gota fría

Los Reyes visitan las localidades de Orihuela y Los Alcázares para apoyar a los vecinos tras la gota fría
El Rey Felipe VI y la Reina Letizia junto al ministro de Ciencia, Pedro Duque, el presidente de la Región de Murcia, López Miras, y el alcalde de Los Alcázares, Cervera (Foto: EFE)

Los reyes de España han visitado este viernes las localidades de Orihuela, en Alicante, y de Los Alcázares, en Murcia, para apoyar a sus vecinos tras los estragos causados por la reciente gota fría.

Apenas tres semanas después de que la depresión aislada en niveles altos (DANA) azotara el sureste peninsular, causando seis muertos, dos de ellos en Orihuela, don Felipe y doña Letizia han mostrado su solidaridad con los afectados con su presencia en los dos núcleos que representaron el epicentro del temporal.

Con las calles ya limpias, aunque con las secuelas del lodo aún presentes en muchos hogares, los reyes se han volcado en transmitir su ánimo a los cientos de vecinos que, tanto en Orihuela como en Los Alcázares, han salido a las calles para agradecer su gesto.

"Habéis dado una gran imagen de país y de gran categoría humana", ha afirmado el jefe del Estado en Orihuela en la reunión mantenida en el ayuntamiento con las autoridades locales y los servicios municipales para conocer el balance de daños y las tareas desarrolladas desde las inundaciones, algo que ha hecho también en Los Alcázares.

Tanto don Felipe como la reina han alabado el esfuerzo y el trabajo en común de los habitantes de las comarcas afectadas y la profesionalidad de los equipos de emergencia.

Los reyes han estado acompañados toda la gira por el ministro de Ciencia en funciones, Pedro Duque, y, en las respectivas escalas, por los presidentes de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, y de la Región de Murcia, Fernando López Miras.

La primera etapa ha sido en la capital de la Vega Baja del Segura, donde numerosas personas han abarrotado los alrededores del casco antiguo en un ámbito de júbilo que ha contrastado con la tragedia que vivieron hace apenas 20 días en una ciudad que vio caer casi 500 litros por metro cuadrado en pocas horas, así como el desbordamiento del río.

"Puede parecer una cierta contradicción, pero estamos tan necesitados de buenas noticias después de la catástrofe, que esto se ha transformado en una manifestación de cariño, alegría e ilusión", lo ha justificado el alcalde de la localidad de Orihuela, Emilio Bascuñana.

Como deferencia por la visita, el consistorio oriolano ha sacado la Gloriosa Enseña de ‘El Oriol’, una de las más banderas más antiguas de España, del siglo XVI, y la ha inclinado por primera vez ante un rey.

Tras salir del ayuntamiento con el repique de las campanas, don Felipe y doña Letizia han visitado el centro de coordinación de asistencia a los damnificados.

Hasta ahora, la Generalitat ha cursado 5.200 solicitudes de ayuda y se espera que la semana que viene se empiecen a dar las primeras compensaciones económicas. "Nadie se va a quedar al margen", ha prometido Ximo Puig en declaraciones a los medios.

"¡Fuerza!"

Uno de los momentos más especiales ha ocurrido al término de la ruta, en el colegio Nuestra Señora de Monserrate de la pedanía de Molins, que quedó anegado y donde no ha habido clase durante dos semanas. De allí, la reina se ha llevado un manojo de dibujos de los niños, uno de ellos con el lema "¡Fuerza!". "Gracias por venir y acordaros de nosotros", ha gritado una vecina para despedir a los reyes.

El esquema de la visita a Los Alcázares, separada por unos 50 kilómetros de Orihuela, ha sido similar, con una reunión técnica y un posterior paseo por su núcleo urbano.

Un grupo de vecinos ha aprovechado la presencia de los reyes para exhibir una gran pancarta con el lema "Stop inundaciones. Queremos soluciones" con la que exigir a las administraciones que arreglen de una vez las canalizaciones y despejen las ramblas que provocan los desbordamientos. "Necesitamos que no vuelva a pasar más", ha clamado una mujer, que ha denunciado la "dejadez" de las administraciones después de que el municipio también fuera víctima de las inundaciones en 2016.

En Los Alcázares, con una población de 15.000 habitantes, casi 500 tuvieron que ser evacuados y de ellos, una decena aún permanece alojada en otras casas, mientras que unas 1.300 personas han solicitados ayudas.

Don Felipe y doña Letizia han saludado igualmente a los representantes de los servicios de emergencia, cuerpos policiales y miembros de la UME que trabajaron sin descanso esos días. Posteriormente, se han dirigido a la zona de la playa, deteniéndose constantemente para saludar y conversar con la gente. "Esperemos que la visita sirva para algo. Les hemos dicho que necesitamos ayuda", ha rogado una mujer tras intercambiar unas palabras con la reina.

Las autoridades han descrito cómo se anegó todo el paseo y las labores que se van a acometer para tratar de recuperar el arenal, que don Felipe y doña Letizia han querido pisar con la manga del mar Menor como horizonte.

Antes de llegar a Los Alcázares, los reyes han hecho una parada en la base aérea de San Javier para mostrar sus condolencias por los tres militares fallecidos en los accidentes de dos aviones en tan solo un plazo de tres semanas.

Lo último en Sociedad

Últimas noticias