Coronavirus

OKDIARIO entra en la ‘zona roja’ del coronavirus y recorre las calles desiertas de Somaglia

Un vecino nos comenta que "aquí todos intentamos recordar cuándo fue la última vez" que hablaron con el primer infectado

Coronavirus: Última hora en directo

Vídeo: Joan Guirado (Italia)
  • Joan Guirado | Enviado Especial a Somaglia (Italia)

El silencio más absoluto impera en la conocida como ‘zona roja’ del coronavirus italiano. Un equipo de OKDIARIO ha conseguido llegar, atravesando campos donde no hay controles policiales, a uno de esos municipios que se encuentran en cuarentena. Prácticamente no hay nadie en sus calles. Puertas y ventanas cerradas. La iglesia y la escuela, sin actividad. El alcalde de una localidad vecina, en declaraciones telefónicas a algunos medios, lo compara «como sí estuviéramos en la Segunda Guerra Mundial».

En la hora escasa que recorremos las calles de Somaglia, nos cruzamos con sólo tres personas. Desde la calle, en un balcón, vemos a otra vecina tender la ropa con el teléfono pegado en la oreja. Nadie quiere hablar ante la cámara al no saber si pueden estar contagiados, pero todos ellos coinciden en que «es una situación excepcional, nunca habíamos estado así». Se resignan a no poder salir de sus viviendas y mucho menos de su pueblo durante como mínimo una semana.

En esta pequeña localidad de la provincia de Lodi se han contagiado alrededor de una decena de personas. Prácticamente todos se conocen. De hecho, uno de los que nos cruzamos por la calle, aparentemente con buen estado de salud, nos comenta qué conocía al hombre de 38 años que, hasta el momento, consta como primer infectado en la región. Pietro, este vecino que nos responde al vuelo mientras entra a su domicilio, nos asegura que «todos los que teníamos relación con él intentamos recordar cuál fue el último día que tuvimos contacto».

Todos los vecinos confinados, más de 50.000, tienen prohibido acudir a sus puestos de trabajo mientras estén en cuarentena. Muchos de ellos trabajan en grandes empresas multinacionales con sede en Casalpusterlengo, como la británica Unilever. Los más afortunados pueden trabajar telemáticamente desde sus domicilios y no perder una semana sin hacer nada.

Lo último en Sociedad

Últimas noticias