Los Mossos investigan el móvil sexual en el asesinato de Laia

Los Mossos d’Esquadra se han hecho cargo de la investigación del asesinato de Laia, la niña de 13 años que este lunes despareció en la localidad barcelonesa de Vilanova i la Geltrú. Entre las hipótesis que barajan los investigadores, no se descarta el crimen haya tenido un móvil sexual.

La menor, en el momento de desaparecer, vestía tejanos de tipo pirata, una camiseta blanca con corazón azul y unas sandalias plateadas y unas gafas azules, la misma indumentaria que cuando han encontrado su cuerpo sin vida, alrededor de las once y media de la noche.

Los padres habían denunciado la desaparición a final de la tarde de este lunes, cuando dejaron de ver a la niña. Rápidamente se dio alerta a los distintos cuerpos de seguridad que solicitaron la colaboración ciudadana para dar con el paradero de la menor. A las 23.36, finalmente, la policia local del municipio utilizaba las redes sociales para anunciar que había aparecido el cuerpo sin vida y que se dejaran de difundir fotos de La pequeña por respeto a su intimidad.

Minutos más tarde, los Mossos de Escuadra -el cuerpo que lleva la investigación- confirmaba a OKDIARIO la detención de un hombre de 42 años, vecino del primer piso de la pequeña muerta. Ambos compartían escalera en la Avenida de Cubelles. De momento solo se sabe que el hombre ha secuestrado la niña y posteriormente ha acabado con su vida, pero se desconocen los motivos del crimen.

Han sido los vecinos los que han alertado a la policia de la posible implicación del detenido en la desaparición. Al entrar a su domicilio, han encontrado el cuerpo sin vida con heridas provocadas con un cuchillo. Los primeros indicios apuntan, por eso, que la muerte se habría producido por asfixia.

Entre las primeras hipótesis de los investigadores, no se descarta que el crimen haya tenido una motivación sexual. Al ser la niña conocida del detenido y encontrarse cerca del entorno familiar, hace pensar que el agresor de 42 años pudo secuestrar a Laia con el fin de mantener relaciones sexuales. Esta hipótesis no descarta otras posibles líneas de investigación.

Lo último en Sociedad

Últimas noticias