El hospital no permite a los padres de Charlie Gard llevarse al bebé a casa sus últimos días

Los padres de Charlie Gard. (Foto: Citizengo)
Los padres de Charlie Gard. (Foto: Citizengo)

Parece que el hospital inglés en el que se encuentra ingresado el pequeño Charlie Gard no podrá proporcionar un pequeño consuelo a los padres. El centro ha trasladado al juez la imposibilidad de que el menor pueda regresar a casa en sus últimos momentos debido a que el sistema de ventilación asistida que requiere sólo puede ser facilitado en el centro médico.

Connie Yates y Chris Gard, padres del menor afectado de una rara enfermedad genética, anunciaron este lunes que abandonaban la batalla legal para no desconectar a su hijo y permitir que recibiera un tratamiento experimental. En cualquier caso este martes han regresado al juzgado para determinar un plan de cuidados para el final de su vida.

"El plan debe ser seguro, evitar cualquier dolor a Charlie y proteger su dignidad. Al mismo tiempo, debe atender los deseos de sus padres en relación al momento y lugar de su fallecimiento", señala el texto remitido al juzgado por los abogados del hospital.

El documento apunta que la ventilación artificial de Charlie sólo puede atenderse en el hospital. "Charlie es un menor que requiere un tratamiento altamente especializado y su cuidado no puede ser simplificado", añade el documento.

El abogado de los padres de Charlie había anunciado que el hospital estaba poniendo obstáculos para que el menor pudiera morir en su casa, a lo que el centro médico ha respondido que la habría gustado que Charlie regresase a casa si esto hubiera sido posible.

Renuncia a seguir luchando

El triste desenlace se producirá después de la batalla legal llevada a cabo por los padres para tratar de someter al bebé a un tratamiento experimental en contra del criterio del hospital que lo trata, que solicitó al juez desconectarlo de su soporte vital. Tras meses de lucha contra la justicia británica los padres anunciaban que la demora de los jueces habían hecho empeorar a Charlie irreversiblemente. 

El caso del pequeño ha conmocionado a la opinión pública europea, y ha traspasado fronteras. Tanto el Papa Francisco como el presidente de Estados Unidos, Donald Trum, habían manifestado públicamente su apoyo a los padres y tratado de interceder para que Charlie pudiera ser tratado en otros países.

 

Lo último en Sociedad