Aprendiendo a ser madres

madres
Aprendiendo a ser madres (Foto: ALMA)

Esta semana, Alma, en el marco del programa de lucha contra la pobreza infantil de la Obra Social ”la Caixa”, nos da a conocer el bonito proyecto de la Asociación Entre Amigos de Sevilla, que puso en marcha hace ya ocho años un taller materno-infantil, en el que mujeres embarazadas -en su mayoría muy jóvenes- y madres con hijos de 0 a 3 años reciben cobertura social y educativa que garantiza la correcta crianza de los más pequeños.

Alma, la red social social es una nueva manera de hablar de lo social. Con actitud y optimismo. Desde la diversidad. Y a partir de las historias de la Obra Social “la Caixa”. Encuentra y lee otras noticias como ésta aquí.

El centro de día de la Asociación Entre Amigos de Sevilla es un refugio, un búnker de normalidad en la zona cero de Las Tres Mil Viviendas. En este barrio castigado por la exclusión social, este colectivo trabaja desde hace más de 30 años por la dignificación de las condiciones de vida de sus vecinos en general, y de los niños y niñas en particular. Para intervenir en la regularización familiar desde el origen, existe desde hace ocho años un taller materno-infantil, en el marco del programa de lucha contra la pobreza infantil de la Obra Social ”la Caixa”, en el que mujeres embarazadas– en su mayoría muy jóvenes- y madres con hijos de 0 a 3 años reciben cobertura social y educativa que garantiza la correcta crianza de los más pequeños.

Les llaman lugares de encuentro normalizados y, efectivamente, son un oasis donde uno puede permanecer ajeno a la hostilidad del exterior: calles arrasadas por la suciedad, edificios semiderruidos y un descuido generalizado que la Asociación Entre Amigos de Sevilla combate con una triple alianza: cobertura social, educativa y formal. Hasta este lugar de encuentro -olor a limpio, educadoras amabilísimas, orden y confort-acuden cada lunes y martes ocho chicas jóvenes cuya vida las ha obligado a convertirse en mujeres a una velocidad mayor que la mayoría de chicas de su edad. Todas ellas comparten una misma condición: son madres recientes (y primerizas) o están a punto de serlo.

A sus poco más de 20 años y sin formación académica la mayoría de ellas, la Asociación Entre Amigos, a través del programa CaixaProinfancia, les ofrece respaldo en sus talleres materno-infantiles. “Apoyar a las mujeres embarazadas o a las familias con hijos de entre 0 y 3 años dándoles cobertura social, educativa y formal sigue siendo vital para asegurar el buen trato, la salud y el bienestar de sus hijos e hijas”, explica Melania Pérez, miembro del equipo de psicólogos y educadores que trabaja en este programa.

Al tratarse de chicas muy jóvenes, sin experiencia en asuntos maternales, este taller “da especial importancia a la salud, así que tratamos temas como las vacunas, la planificación familiar, la prevención de accidentes domésticos, los signos de alarma, la alimentación infantil, la reanimación cardiopulmonar o los masajes terapéuticos”, siempre dirigidos por personal del programa Educación para la Salud de los dos centros de salud de Polígono Sur. “Contamos con el apoyo de los recursos externos del barrio”, explica Melania, de tal modo que, junto con los centros de salud, se realiza “un trabajo coordinado” con las tres guarderías de la zona y la Unidad de Promoción de la Salud del Ayuntamiento de Sevilla.

Aprender para hacerlo en caasa

“Donde más hincapié tenemos que hacer es en el tema de las vacunas, en que sigan las instrucciones de sus pediatras y en desmontar muchos mitos y falsas creencias que traen aprendidas de sus casas”, insiste la educadora, que trabaja en este programa junto con Sofía Martínez y Lola Carrera. “Para ellas es duro, nadie les enseña a ser madres, y nos cuentan sus miedos, creamos un vínculo muy chulo”, aporta Sofía.

Este martes han acudido al taller Encarni, Ángela, Nieves, Yessenia, Saray y Maricarmen. Todas han sido madres ya y los bebés terminan por darle a este espacio de normalización una atmósfera de bienestar y salud que dignifica, sin duda, la vida del barrio y de sus gentes. Toca taller de baño, pero aprovechan para hablar de muchos otros asuntos y contarse sus experiencias. “A mí me gusta saber si le estoy dando bien de comer y luego en casa hago todo lo que aprendo aquí”, explica Encarni, que es madre de una niña de ocho meses.

No obstante, el trabajo de la Asociación Entre Amigos en estos talleres “es transversal, y hay chicas a las que se les hace un seguimiento laboral y formativo. Tenemos que inculcarles que deben trabajar o estudiar, que a los niños hay que sacarlos adelante, darles de comer, además de saber cuidarlos en casa”, prosigue Melania. A este respecto, de las ocho beneficiarias del programa del año pasado, seis acabaron matriculadas en la Educación Secundaria para Adultos (ESA). “En ocho años han evolucionado mucho las cosas, y se van viendo cambios. Las chicas antes eran madres casi adolescentes, y ya ha subido algo la media de edad. Ahora quieren estudiar y el absentismo escolar ha bajado”, explican orgullosas.

Lo último en Sociedad