El acusado de asesinar a la joven Ana Enjamio tras una cena de empresa declara que él no la mató

César A.O, el único acusado del crimen de Ana Enjamio, una joven de Boqueixón (A Coruña) asesinada a cuchilladas en diciembre de 2016 en Vigo, ha señalado en el juicio que no la mató y ha declarado que no sabe quién lo hizo para luego añadir: «Si lo supiera…» y un «ni idea».

Ante el tribunal del jurado, conformado por cinco hombres y cuatro mujeres, ha contado que Ana, con la que trabajaba en el Grupo Cablerías de O Porriño (Pontevedra) y con la que mantuvo una relación sentimental, nunca le contó que temiese a nada, tampoco a nadie y, además, que no era la típica persona miedosa.

El procesado ha narrado cómo fue, según él, aquella fatídica noche: dice que bailaron juntos, que tuvieron «un escarceo» en el baño, anduvieron juntos entre 45 y 50 minutos con otros compañeros de trabajo y que ella no quiso ir a otro pub porque temía que su ex la encontrara junto a él.

Después, dice que se fue a buscar su coche y en el camino le robaron la chaqueta que llevaba puesta cuando se sentó en un banco a vomitar porque había bebido mucho, admitiendo de paso que mintió a la Policía y le entregó otra prenda diferente.

De ahí se fue directamente a casa de sus padres, sin pasar por delante del domicilio de la víctima. Asegura que la carta de despedida que la Policía halló en su mesilla de noche, le pedía perdón a Ana Enjamio porque se iba a suicidar, no porque la hubiera matado.

La Fiscalía pide para el acusado una pena de 27 años de cárcel por los delitos de asesinato, con las agravantes de alevosía y ensañamiento, y de acoso. Ana Enjamio recibió 28 heridas cortopunzantes, de las cuales 12 le alcanzaron el corazón y seis de éstas se lo atravesaron, hecho que le produjo un shock hipovolémico que determinó su óbito instantáneo.

Lo último en Sociedad

Últimas noticias