Piden que se retire la patria potestad a la madre que obligaba a su hija a ejercer la prostitución para comprarle alcohol

La niña de 13 años ejercía la prostitución en el Puerto Marítimo de Almería para comprar tabaco y alcohol a su progenitora. Foto: Archivo

El inspector encargado de la Unidad Contra Redes de Inmigración Ilegal y Falsedades Documentales (Ucrif) en Almería, Daniel Pérez, ha manifestado este miércoles que la Policía Nacional ha elevado un escrito ante la Junta de Andalucía para solicitar que se retire la patria potestad a la madre de la menor de 13 años que ejercía la prostitución en el Paseo Marítimo de la capital almeriense para encargarse de su hermano pequeño de nueve años y para procurarle a su progenitora alcohol y tabaco.

En declaraciones a los periodistas, el inspector ha señalado que la investigación ha arrojado detalles que indicarían que la mujer tenía a sus hijos “en situación de abandono”, de forma que la niña era “maltratada” si no llevaba al domicilio familiar comida o alcohol, al cual la mujer tiene una fuerte adicción.

El responsable de la operación, iniciada el pasado día 17 de enero tras la información aportada por un confidente, ha recordado que la madre ha quedado en libertad con cargos acusada de un presunto delito de abandono de familia y se le ha impuesto una orden de alejamiento sobre los dos menores, cuya salvaguarda ha pasado a manos del Gobierno andaluz.

En este sentido, ha explicado que la progenitora prestaba “implícitamente” a su hija “para conseguir alcohol” y “utilizaba a la chica como moneda de cambio”, si bien de las actuaciones practicadas no se ha derivado que tuviera “un conocimiento preciso” de lo que ocurría, puesto que “estaba alcoholizada”.

Lo hacía “por comida y tabaco”

El mando también ha señalado que si bien los primeros indicios apuntaban a que la menor podría haber recibido cuantías de entre 15 y 20 euros por sus servicios, las vigilancias enmarcadas en el operativo y otras medidas de investigación permitieron comprobar que la niña actuaba “por comida muchas veces” en contraprestación a sus acompañamientos.

Así, el hombre de 59 años que ha ingresado en prisión preventiva por presuntos abusos y corrupción de menores y al que le constan antecedentes por delitos similares, “iba al supermercado a comprarle comida” a la niña, quien a su vez se la “llevaba a la madre”. “La chica estaba con él y después de ellos iban y compraban comida en el supermercado”, ha incidido.

El inspector ha señalado que tanto la chica como su hermano pequeño “deambulaban por el Paseo Marítimo”, donde ella “frecuentaba adultos” y “subía a inmuebles con adultos”. La investigación fue puesta en conocimiento de la Fiscalía en una fase indiciaria, en la que se investigaba únicamente presuntos abusos sexuales a la menor.

Fotos de contenido sexual

Con ello, fue a los pocos días de vigilancia cuando se optó por intervenir para evitar que la niña pudiera sufrir algún tipo de daño, con lo que los agentes detuvieron al hombre de 59 años en su domicilio poco después de que recogiera a la niña en la calle y la subiera a su vivienda.

En el registro de la casa se intervino un ordenador, dos teléfonos móviles y un disco duro en el que se han encontrado algunas fotos de contenido sexual de la chica. Poco después se procedió a la detención de la madre, ya que se confirmó que tenía a sus hijos sin escolarizar.

Con posterioridad, los agentes también detuvieron a un hostelero de 32 años, que ha quedado en libertad con cargos por un presunto delito contra los derechos de los trabajadores, al conocer que supuestamente contrató a la menor para que trabajara durante unas semanas en su negocio por cinco euros al día.

La detención del empresario, que habría empleado a la niña durante unos 15 días, se produjo después de que los dos hermanos fueran trasladados a un centro de protección de menores.

Fuentes de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales han explicado a Europa Press que los hermanos se encuentran en un centro de protección de menores bajo el amparo del Gobierno andaluz, que se ha hecho con su protección tras haber activado el sistema previsto para estos casos en coordinación con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y la autoridad judicial.

En este sentido, fuentes del caso han añadido que los menores carecen de familia próxima que pueda hacerse de su cargo, ya que el padre de la niña, de origen ruso, habría muerto durante una guerra, mientras que el padre del niño de nueve años, de nacionalidad española, no se habría ocupado de su custodia.

La operación ha sido desarrollada por agentes de la Brigada de Extranjería y Fronteras de la Comisaría Provincial de Almería y agentes de la Brigada Central de Trata de Seres Humanos de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras.

Comentar

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies

x
¡Síguenos en Facebook!