enfermedades

¿Qué es la hernia de hiato y qué debes saber de ella?

hernia de hiato
hernia de hiato

Aunque muchas personas saben que una hernia ocurre cuando a través de un agujero o un área débil de la pared abdominal, se sale hacia el exterior el contenido de una cavidad del cuerpo, hay distintos tipos de hernia y es importante conocer las características de cada. ¿Sabes qué es la hernia de hiato?

Es interesante saber los distintos tipos, causas así como tratamientos para poder identificar el problema a tiempo y tratarla cuanto antes, teniendo así más posibilidades de conseguir que no evolucione hacia un problema mayor.

A destacar, en un inicio, que la hernia de hiato es un problema que ocurre cuando el estómago se desplaza hacia el tórax y el hiato diafragmático, una parte de la barrera anatómica que separa el esófago del estómago, deja de ser efectivo como barrera, lo que puede desencadenar el reflujo gastro-esofágico.

¿Qué síntomas siente el afectado?

La mayoría de personas se dan cuenta de que sufren esta hernia de este tipo porque empiezan a sentir ardor o pirosis tras las comidas, durante la noche o al hacer algún tipo de flexión con el tronco, momento en el que los pacientes suelen sentir una sensación de quemazón que asciende desde el estómago hacia la garganta, así como carraspera y asma bronquial o dificultad respiratoria.

Esto suele ser provocado por un consumo excesivo de alimentos como el chocolate, la pimienta o las especias; así como la menta, el tabaco, el café y las bebidas alcohólicas o aquellas comidas que contengan mucha grasa.

hernia de hiato

Todos estos alimentos suelen favorecer la relajación del EEI y por lo tanto, el reflujo que mencionábamos al principio.

Todas aquellas situaciones que supongan un aumento de la presión intra-abdominal como algún ejercicio físico concreto o la obesidad, también pueden favorecer este tipo de hernia, por lo que es muy importante tanto mantener una dieta saludable como hacer ejercicios adaptados a nuestra experiencia con el deporte y habilidades físicas, intentando no sobrepasarnos nunca ni forzar demasiado nuestro cuerpo ya que podemos sufrir este problema, muy grave ya que si se complica, es posible que desencadene en una esofagitis.

Esta situación se da cuando la mucosa del esófago se inflama por culpa del ácido, pues queda expuesta a este, y aunque este problema puede tratarse si es leve, si por alguna razón alcanza un grado grave puede incluso suponer una úlcera que sangre, así como una cicatriz irregular que reduzca el diámetro de la luz esofágica, lo que significaría una reducción del diámetro de la luz esofágica que provoque dificultades para el paso de los alimentos.

Lo indicado si se tienen dudas ante este problema -en caso de tener algún síntoma- es clave acudir al médico para que este realice una radiografía, gastrocopia o manometría esofágica y pueda confirmar si existe la hernia de hiato para tratarla lo antes posible.

Dos tipos distintos

Hernia hiatal deslizante

Es frecuente y pasa cuando el estómago y el esófago entran y salen del pecho a través del hiato.

Hernia hiatal fija

Cuando parte del estómago empuja a través de su diafragma y se queda allí. La mayoría de los casos no son serios pero sí es un tipo de hernia menos frecuente y común.

¿Cuántas personas lo sufren?

Según la Asociación Española de Enfermos con Enfermedades Crónicas, el 5% de las personas mayores de cuarenta años sufren de hernia de hiato. Sin embargo, muchas ni siquiera lo saben.

Pues estas hernias son pequeñas y prácticamente no ocasionan problemas; el reflujo se relaciona más que todo con las hernias de mayor tamaño. La hernia de hiato suele ir acompañada de úlceras. El reflujo ácido puede producir ulceración del esófago. Las úlceras también se pueden presentar en el duodeno (la parte inicial del intestino delgado) y en el estómago.

 

Lo último en Salud

Últimas noticias