piel

La dermatitis atópica, una patología que empeora con el frío

La dermatitis atópica, una patología que empeora con el frío
La dermatitis atópica, una patología que empeora con el frío

Sabemos que el desarrollo de enfermedades alérgicas se ve influido por factores genéticos y ambientales. Según diversos estudios, abordar la microbiota intestinal, donde residen entre un 70-80% de las células inmunitarias, es clave para reducir el riesgo o la persistencia de enfermedades alérgicas, como la APLV. En todo caso, se ha demostrado que la dermatitis atópica es una patología que empeora con el frío.

Y suele afectar, según Nutricia, a un 20% de niños menores de 5 años. Veamos en qué consiste esta afección que en invierno suele aparecer con mucha más frecuencia.

La dermatitis atópica es la enfermedad inflamatoria crónica de la piel más frecuente en la infancia. Según la AEDV, estamos hablando de una enfermedad recurrente y crónica de la piel, con fuerte componente genético y herencia familiar, estando asociada con bastante frecuencia a asma y rinoconjuntivitis alérgica.

La lesión característica de esta patología es el eccema y cursa con prurito (picor), que puede ser muy intenso llegando incluso a afectar la calidad de vida del niño y cuyos síntomas empeoran con el frío. Los expertos recomiendan intensificar los cuidados en invierno.

La prevalencia ha aumentado con los años

La prevalencia de la dermatitis atópica se ha incrementado de manera progresiva en los últimos años y se estima que afecta a un 3,4% de la población general española, según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC).

Primero surge en el recién nacido y en el lactante para empezar a mejorar cuando aparece la etapa de la adolescencia.

En torno a un millón y medio de personas adultas sufren esta enfermedad en España. Se trata de una enfermedad inmunitaria e inflamatoria sistémica crónica o crónicamente recurrente que, a menudo, va asociada a otras  patologías atópicas, como el asma, la rinoconjuntivitis alérgica o las alergias alimentarias, entre otras.

¿Cuáles son las causas de la dermatitis atópica?

Los expertos que inciden en que esta patología empeora con el frío explican también posibles causas. Pues por un lado, puede tratarse por alergia a alimentos, como la alergia a la proteína de leche de vaca (APLV) o de huevo.

Pero, muchas personas también suelen tener tal afección por alérgenos ambientales, como los ácaros del polvo doméstico.

La dermatitis atópica, una patología que empeora con el frío

En el punto de las alergias de alimentos, Nutricia explica que diversos estudios han demostrado que las trayectorias anómalas de la microbiota intestinal en lactantes pueden retardar el desarrollo de tolerancia oral y estas pueden desempeñar un papel clave en la aparición de alergias a los alimentos.

Así aquellos los lactantes que presentan alergias a los alimentos, tales como la APLV, tienen niveles bajos de bifidobacterias y lactobacilos en su microbiota intestinal, en comparación con lactantes sanos alimentados con leche materna.

Desde Nutricia implantan el estudio Synbad donde se ha comprobado que la microbiota de los lactantes alimentados con una fórmula extensamente hidrolizada con la mezcla prebiótica scGOS/IcFOS (9:1) y Bifidobacterium breve es más parecida a los lactantes alimentados con lactancia materna.

El papel de la dieta y la alimentación

En la guía sobre el manejo de la dermatitis atópica de la AEDV se destaca precisamente su importancia en la dieta. La lactancia materna parece tener un efecto protector, sobre todo cuando es exclusiva hasta los 6 meses y, en aquellos que no reciben lactancia materna, las fórmulas especiales hidrolizadas que han sido desarrolladas ofrecen ventajas, reducen el riesgo de DA hasta en un 45% comparado con los que reciben leche entera de vaca.

Establecen que las dietas estrictas tienen poco sentido, incluso pueden llegar a ser contraproducentes si no hay una clara relación clínica comprobada.

¿Qué síntomas aparecen?

Los principales síntomas son el intenso picor, la piel seca, aparición de eccemas, heridas que pueden supurar, ardor, escozor y engrosamiento de la piel como consecuencia del uso continuado de corticoides, según la AEDV.

¿Cuál es su tratamiento?

La AEDV da a conocer que la dermatitis atópica no es una enfermedad curable, su involución es espontánea, pero debe ser tratable. Todo depende de sus características el aplicar un tratamiento tópico y/o sistémico.

Debe haber así un control de la inflamación, del prurito y de las complicaciones, así el uso racional de los fármacos.

Así para evitar el picor y rascado que es algo que suelen hacer constantemente los paciente que tienen esta afección en la piel se deben emplear tratamientos antiinflamatorios tópicos –corticoides, inhibidores de la calcineurina–o  incluso sistémicos recomendados por nuestro  dermatólogo.

Mientras que el empleo de emolientes o hidratantes puede mejorar el prurito, aunque en ocasiones se toleran mal en las áreas muy activas, pero son necesarias.

Consecuencias psíquicas de esta enfermedad de la piel

La dermatitis atópica, una patología que empeora con el frío, afecta en gran medida a la parte  psicológica y emocional de quienes la padecen y de su entorno laboral. Según la AEDV, muchas personas sufren vergüenza por su  aspecto, junto con ansiedad y frustración.

Así quienes lo sufren tienen más tendencia a padecer ansiedad, depresión o bien a tener pensamientos suicidas. Por tanto es una enfermedad que deteriora la calidad de la vida de los pacientes.

Lo último en Salud

Últimas noticias