Cómo afecta el ruido a la salud

Cómo afecta el ruido a la salud
ruidos

La banda sonora de nuestras vida puede estar asociada al ruido constante de los vehículos, industrias, maquinarias y otras muchas actividades recreativas que nos rodean. Las autoridades sanitarias cada vez están más preocupadas por los riesgos que entraña para la salud estos sonidos tan desagradables, sobre todo a largo plazo. A continuación te explicamos cómo afecta el ruido a la salud.

Según las estimaciones que maneja la Organización Mundial de la Salud, hay unos 1.100 millones de jóvenes repartidos por el mundo con serias probabilidades de padecer pérdida de audición a consecuencia de prácticas auditivas perjudiciales. Ya hay algo más de 43 millones de personas con edades entre los 12 y 35 años que sufren de pérdidas de audición debido a varios motivos.

En los países del primer mundo, casi la mitad de los jóvenes están expuestos a unos ruidos perjudiciales por el empleo de dispositivos electrónicos como teléfonos inteligentes o MP3. En torno al 40% también sufre daños importantes a consecuencia de los altos niveles de ruido en bares y discotecas.

Los estudios revelan que una de cada tres personas en Europa se expone por las noches a niveles por encima de los 55 decibelios, cuando lo aconsejable para obtener un descanso reparador se encontraría por debajo de los 30. Pero los sonidos desagradables y en exceso que llegan a nuestros oídos no sólo nos perjudican a la hora de dormir, ya que también existe una vinculación entre la prolongada exposición al ruido con más riesgo de infarto, mayor presión arterial, alteraciones en el oído (pérdida de equilibrio, vértigo), alteraciones psicopatológicas y fisiológicas (del aparato respiratorio, circulatorio y digestivo).

Incluso existen estudios en este sentido, como el realizado por el Observatorio Salud y Medio Ambiente DKV-GAES y la Fundación Ecología y Desarrollo. Al parecer, en las zonas con mucho ruido, por cada decibelio que rebasa el límite de los 65 decibelios hay un incremento del 5,3% de los ingresos hospitalarios sobre todo por motivos cardiovasculares.

Cuando los niveles de ruido se encuentran tan altos, el organismo actúa con inmediatez poniendo en marcha las respuestas hormonales nerviosas y originando la subida de la frecuencia cardíaca, la tensión arterial y la vasoconstricción. Además, por cada 10 decibelios que aumenta el nivel de sonido por encima de los límites aconsejados, las opciones de padecer un ictus crecen un 14% en las personas de más edad.

También el excesivo ruido afecta al rendimiento laboral y a los jóvenes en sus tareas escolares, impidiendo en muchas ocasiones que se puedan concentrar.

El lugar más silencioso

Para realizar estudios y comprobar la fiabilidad de las mediciones hay colocada una cámara anecoica en el subsuelo del Laboratorio de Acústica del Centro Español de Metrología, ubicado en la localidad madrileña de Tres Cantos. Está considerado el sitio más silencioso de todo el país. Cualquier onda sonora que se produzca en su interior acaba siendo absorbida por las paredes, sin que haya ecos. Esto es así debido a que las paredes se componen de un material absorbente especial. Es la instalación perfecta para hacer mediciones.

Lo último en Salud

Últimas noticias