Ejercicio físico

Cómo empezar a correr si eres principiante

empezar a correr
Empieza por fijarte unas metas, no vayas a correr la maratón de golpe y practica el running con algo de entrenamiento y ejercicio.

Si has pensado en iniciarte en el tema del running, entonces es momento de saber cómo empezar a correr. Empieza por fijarte unas metas, no vayas a correr la maratón de golpe y practica el running con algo de entrenamiento y ejercicio. Además debes tener en cuenta cuál es el equipo para ello.

Y más cosas: hidratarte, comer bien y de forma saludable, empezar con buenos hábitos y pensar si tenemos alguna lesión que nos puede perjudicar previamente.

Ropa deportiva

Una de las cosas que debemos pensar a la hora de empezar a correr es en adquirir unas buenas zapatillas de running. No se trata de comprar el modelo más sofisticado pero sí de uno especializado que vaya bien para este deporte. Lo más importante es que sean cómodas y no vayan ni grandes ni pequeñas.

El resto de equipamiento se compone de camisetas transpirables, mallas, calcetines especiales y chaquetas contravientos, entre otros.

Un deporte progresivo

No podemos salir a correr de golpe y hacer varios kilómetros. Aunque creamos que vamos algo lentos en nuestro ejercicio, debe ser así, empezando más despacio para seguir con un ritmo más fuerte. Si salimos a darlo todo, entonces no seguiremos una progresión y podemos lesionarnos.

Metas y objetivos

Es necesario que para empezar a correr tengamos unas metas que cumplir. Si no lo hacemos nos va a costar más, pues es una especie de motivación para llegar a aquellos objetivos y retos que nos marcamos.

Calentamiento previo

Si haces ejercicio de manera continua, ya sabes que debes calentar antes. Pues lo mismo sucede con el running. Destina una parte de la jornada de correr (unos 6 minutos antes) a estirar, hacer flexiones y tonificar varias partes del cuerpo para que consigas correr bien y sin dolor.

En qué momento del día

Define en qué momento del día vas a salir a correr, para que siempre sea más o menos a la misma hora. Sólo de esta manera conseguiremos unos hábitos y una rutina específica para salir y poder conseguir las metas que nos propongamos. No bajemos el ritmo.

Registro de los avances

Para ver cómo lo vas haciendo, es importante apuntar o llevar un gadget contigo que mida nuestro recorrido, qué avances hacemos, cuánto estamos perdiendo en grasa y quilos, y hasta dónde podemos llegar.

Temas

Lo último en Salud