Podemos ‘observa’ la ira yihadista

Podemos ‘observa’ la ira yihadista

“En la lucha contra el terrorismo se está o no se está”. El aserto es de Pedro Sánchez. Es verdad que ha llovido desde entonces —un par de años, ¡y vaya par!— pero el entonces y ahora secretario general del PSOE tenía y tiene más razón que un santo. Los coches bomba, los cinturones suicida, los atropellos masivos, los ametrallamientos a quemarropa, los paquetes de explosivos colocados entre la muchedumbre… no se combaten con medias tintas, con tibieza, con excusas de mercadillo.

¡Y ahí siguen los de Iglesias! Con Europa entera bajo la amenaza de la ira islamista, con los franceses un mes y los británicos el siguiente contando cadáveres y heridos, con la Policía y la Guardia Civil practicando detenciones preventivas semana sí y semana también para evitar que la barbarie nos golpee en nuestras propias casas… con este panorama de shock y psicosis en el viejo continente —¡Terrible el episodio del sábado en Turín!— los chicos de Iglesias siguen de ‘observadores’ en el Pacto Antiyihadista. ¡¿Qué tienen que observar?! ¡¿Hasta cuándo?! ¿Se decidirán en algún momento a actuar? ¿Cuál será el detonante, si hay alguno?

Ciertamente, y en el caso de los morados antisistema, llueve sobre mojado. Hace un tiempo era Monedero el que se cubría de gloria con aquel tuit para la Historia de la infamia en el que apoyaba “que la lucha del pueblo árabe crezca en todo el continente. Y, como pólvora, salte a Europa y Estados Unidos”. Hoy, tras la convulsión de Londres, vuelven a esconder la cabeza bajo tierra como el avestruz, empezando por el ‘macho alfa’ de la manada. Y no es aceptable: ni ética, ni políticamente. Alguna palabra suelta de solidaridad, alguna manifestación aislada de dolor… y la respuesta rotunda, eficaz, adecuada, proporcional, inmediata, ¿tiene que seguir esperando? ¿Cuáles son las verdaderas razones?

PP, PSOE y Ciudadanos mantienen un compromiso inquebrantable, incondicional e irrestricto de unidad y firmeza frente a la violencia salafista. Lo han sellado para dar el impulso a los aparatos enteros del Estado en la convicción sana de que, democráticamente, trituren a estos autodenominados ‘soldados de Alá’ haciendo imposible otro 11M, una desgracia en un espectáculo deportivo, en el corazón de nuestras capitales… y es una deplorable anomalía que quienes representan a millones de compatriotas con 70 diputados insistan en la pobre e incomprensible idea de que no comparten de fondo “los valores” de ese acuerdo.

¡¿Qué no comparten?!  ¿La modificación del Código Penal para combatir mejor a quienes persiguen nuestra aniquilación? ¿Que hay que dotar a jueces, fiscales y fuerzas y cuerpos de seguridad de herramientas más precisas y fuertes para las investigaciones a estos criminales? ¿Que hay que mantener vigente el recuerdo a las víctimas honrando con la dignidad debida su memoria? No le demos más vueltas. Hay quienes, en su ínfima estatura moral, entienden y sostienen por lo bajini que la civilización occidental algo estará haciendo mal para ser atacada de esta manera. Y en el fondo, en su olvido o su ignorancia, pasan por alto que los más acribillados por estos hijos de Satanás forman parte, precisamente, del pueblo árabe y musulmán.

Lo último en Opinión