Los muertos ya no seguirán pagando impuestos en Andalucía

Los muertos ya no seguirán pagando impuestos en Andalucía

Que una televisión pública, subvencionada con el dinero de todos los contribuyentes, ofrezca información poco rigurosa, es un hecho grave; la pulcritud en el ejercicio del servicio público tiene que brillar especialmente en cualquier institución financiada desde las arcas públicas. Que una televisión pública entre en el terreno de la burda manipulación política y de las fake news, es un hecho –si cabe– aún más grave; intoxicación propagandística de semejante nivel no puede tener cabida en una empresa periodística de corte público, en cuya línea editorial ha de brillar la búsqueda informativa del interés general de los ciudadanos, no el interés particular de una facción, y menos aún recurriendo a la mentira.

Pero que una empresa pública recurra a fake news para ir en contra de su propio gobierno autonómico, tal y como ha sucedido en Canal Sur, denota dos realidades: en primer lugar, la patrimonialista forma de funcionar que ha tenido la Junta socialista durante casi 40 años, y, en segundo lugar, las tareas pendientes que el nuevo tripartito andaluz de PP-C’s-VOX aún tiene por delante.

Una puntualización: elevar hasta el millón de euros el mínimo exento para heredar es algo que beneficia a la inmensa mayoría del pueblo andaluz. Es posible que esta bajada de impuesto detraiga momentáneamente ingresos en las arcas públicas, pero, en cambio, los beneficios que aporta a la sociedad son mucho mayores. Al beneficiar el concepto de la pequeña y mediana propiedad, la medida genera riqueza, atrae la inversión, crea empleo, frena la despoblación rural y moviliza al emprendimiento. Esto es justo lo que necesita Andalucía y no la mentalidad socialista, que tiene al estatismo por parte de la Administración Pública y al asistencialismo por parte de los ciudadanos. Con una Comunidad situada en los peores rankings de empleo, no ya de España, sino de toda Europa, el camino iniciado por Juanma Moreno parece el acertado. Toca avanzar por él, y de paso abrir ventanas para que dentro de Canal Sur entre el aire.

Lo último en Opinión