Borja-Villel: “Más allá de Picasso o Dalí, el Reina Sofía es un gran museo internacional”

Borja-Villel: “Más allá de Picasso o Dalí, el Reina Sofía es un gran museo internacional”
okdiario wallpaper.00_04_17_04.Imagen fija004

Manuel Borja-Villel lleva desde 2008 dirigiendo uno de los museos más importantes de España: el Reina Sofía. Hablar con él es como dar un largo paseo por una galería inacabable donde la creación siempre está presente. En esta entrevista repasa su experiencia profesional, el estado del arte en nuestro país y nos da las claves para saber cómo mirar los distintos tipos de obras.

El próximo mes de enero hará nueve años que estás al frente del museo, ¿cuál es tu balance?

El balance es positivo. La colección del Reina Sofia sitúa el arte español en relación a lo que está ocurriendo y ha ocurrido en otros lugares sin crear una relación de dependencia, sino que se sitúa como una de la colecciones con una identidad más clara  y mas perfilada a nivel internacional . El Reina Sofia va mas allá del Guernica o de unos fondos importantes de Dalí, Miró o Picasso teniendo un lugar muy importante a nivel internacional. Es un trabajo conseguido por un equipo y estoy muy orgulloso de ellos.

Por otro lado, creo que el haber hecho una programación que es una programación de riesgo o de vanguardias donde hay ya una marca de la casa que es redescubrir artistas olvidados o no conocidos  como Mohamedi, por hablar de alguien de fuera, o Baldelomar por hablar de alguien Español, creo que es algo importante y que se haya conseguido al mismo tiempo con rigor académico, sin ningún tipo de concesión pero, por otro lado, se haya conseguido el ser reconocido a nivel popular, eso se refleja en que los visitantes se han doblado. Cuando llegué había un millón y medio. Este año superaremos los 3 millones.

Un tercer aspecto que ha sido muy importante es la creación de un centro de estudios y potenciar todo lo que tiene que ver con la investigación. Un cuarto aspecto tiene que ver con que a nivel interno se haya creado una ley propia que haya favorecido la autonomía del centro, que a su vez tiene que ver con la facilidad para conseguir  recursos.

¿Qué es la ley propia?

Obviamente, un museo es muy distinto a cualquier otro departamento de la administración central. Tiene una autonomía. Tiene unas formas de gestionar los recursos. Trabajas con artistas, trabajas con algo tan especifico como son las obras de arte. Por lo tanto es muy difícil que una institución como el Reina Sofia pueda funcionar sino tiene una autonomía  de gestión. Esto es algo que además no lo inventamos nosotros. Se  desarrolló en primer lugar con el Prado y funciona, la prueba es que el Prado a nivel de gestión funciona muy bien. Es beneficioso para la institución y para la sociedad que permite a la institución generar más recursos. Hace unos años el parlamento aprobó una ley propia que quiere decir que el museo adquiría una autonomía de gestión.

¿Qué criterio se sigue en la selección de exposiciones?

Hay siempre una diversidad de criterios que se van relacionando los unos con los otros. En primer lugar, en cualquier museo lo importe es la colección. La colección que trata de explicar una historia de este país en la  época moderna. Por tanto éste es un primer criterio que tiene que ver, a veces, con el redescubrimiento de artistas no suficientemente reconocidos, con la reinterpretación de momentos históricos. De ahí que hayamos hecho exposiciones como ‘Años 30’. Los años 30 son fundamentales en este país. A nivel internacional, hemos hecho exposiciones como ‘Campo Cerrado’ que tiene que ver con lo que ocurría aquí en los años 40, que estemos preparando exposiciones sobre el exilio. Éste es un tipo de criterio histórico. Otro tipo de criterio es entender el mundo en el que vivimos. Esto se realiza a través de exposiciones que analizan tendencias o aspectos de la época actual.

Reina Sofía
Borja-Villel y Sofía Urbina. (Foto: Okdiario)

¿Cuál es la política de adquisiciones del museo?

La política de adquisiciones del museo tiene que ver con la colección, con los vacíos que puede haber en esa colección. La colección tiene cuatro aspectos claves. Uno es el momento de las vanguardias históricas, especialmente de los años 30. Otro tiene que ver con el momento de paso de la gran modernidad de los años 50 a la crisis de los años 60 y 70 . Otro tiene que ver con los años 80 y otro con el momento actual.

¿Cómo funcionan las donaciones privadas en el museo?

Falta una ley de mecenazgo, falta tener una cultura que las instituciones publicas son de todos. Lo que en el mundo anglosajón se dice devolver a la sociedad lo que la sociedad te ha dado. Ha faltado hasta este momento un coleccionismo potente, no quiero necesariamente decir de alto poder adquisitivo, sino coleccionistas que no tengan colecciones clónicas, donde cada una se parece y, al final, tiene todo el mundo lo mismo. Creo que eso está cambiando radicalmente en los últimos años, creo que hay coleccionistas que cada vez tienen colecciones más especificas con lo cual son colecciones más atractivas para una institución publica y por consiguiente no estamos ni de lejos como está el mundo anglosajón en el sentido de que falta la cultura, faltan leyes de patrocinio y mecenazgo y es importante que, mas allá de que haya dinero publico, que las instituciones sean de todos. Lo cual implica que coleccionistas y diversos sectores de la sociedad también se impliquen con el museo. También debemos de pensar que estamos en una época global y no se puede pensar a nivel meramente estatal.

¿No tenéis parte del presupuesto como obligatorio para comprar arte nacional?

No. No hay una obligación pero, dicho esto, el museo es nacional y, por consiguiente, siempre el núcleo es a partir de cómo veamos nosotros el mundo y cómo el mundo nos ve y, por consiguiente, la representación del arte del país necesita ser lo mas completa.

Lo último en Cultura